WonkaPistas

25.9.06

Un estudio interesante sobre violencia en la pareja

A través de esta noticia de ABC me percato de la existencia de un estudio que había escapado del todo a mi radar (como tantos otros, dirán ustedes, claro), pero que tiene muy buena pinta. Se trata del Estudio internacional sobre género, alcohol y cultura. "Proyecto GENACIS" (pdf del libro completo, 354 pp.). Forma parte de un proyecto auspiciado, entre otros organismos internacionales, por la OMS, el llamado "Proyecto GENACIS" (siglas de Gender, Alcohol and Culture: an International Study). Los participantes (más de 30 países) en este proyecto se comprometen a aplicar el mismo cuestionario sobre fenómenos sociales relacionados con la salud, entre los que se incluyen, por ejemplo, los de la violencia doméstica o el consumo de alcohol.

Este capítulo español de GENACIS está basado en una encuesta a población adulta residente en las comunidades autónomas de Cantabria, Galicia y Comunidad Valenciana llevada a cabo entre abril y mayo de 2002. El informe se publicó en 2004 (ya les digo que se me había pasado del todo).

Hojeándolo, he visto algunos datos interesantes en el apartado de violencia entre miembros de la pareja. Un 2,6% de las mujeres entrevistadas (entiendo: mujeres con pareja) habría sido objeto de agresiones físicas por su pareja en los dos últimos años. Nada novedoso. Lo interesante es que 1,6% de los varones también se habrían encontrado en la misma situación. Un ejemplo más de que la violencia en la pareja es de doble sentido, aunque quienes se llevan de lejos la peor parte son las mujeres, como se ve en el juicio que hacen unos y otros sobre la gravedad de las agresiones sufridas y el grado de temor experimentado. También es interesante que sean las personas que convivían en pareja de hecho las que más han sufrido esas agresiones (5,5% en esos dos años), frente, por ejemplo, a los matrimonios (1,7%), aunque, lógicamente, habría que tener en cuenta que, probablemente en la primera situación hay una proporción mayor de jóvenes, entre los que son algo más frecuentes esas agresiones (1).

También, como se señala en la noticia de ABC, se ve con cierta claridad la relación entre el abuso en el consumo de alcohol y la violencia en la pareja. Con mucha frecuencia, antes de esas agresiones, uno o dos de los enfrentados había consumido alcohol. Y es notable que entre los consumidores "abusivos" de alcohol durante la semana, el porcentaje de víctimas de este tipo de violencia (15,4%) es superior a, por ejemplo, los abstemios (2,1%) o los consumidores "ligeros" (1%); igualmente, entre los bebedores "abusivos", son más los agresores (7,8%) que entre, por ejemplo, los abstinentes (0,9%) (1). También aumenta esa frecuencia entre los consumidores de drogas como el cannabis u otras drogas "ilícitas".

En fin, el estudio no parece estar mal hecho, y tiene informaciones basadas en una evidencia empírica con la que es difícil contar. Échenle un vistazo, si no se les había pasado como a mí.



____________
(1) También habría que tener en cuenta el tamaño de las submuestras, para ver si esos porcentajes son "realmente" distintos o no, pero no tengo esa información.

4 Comments:

  • Gracias por el enlace, le echaré un ojo al estudio.

    By Anonymous Carlitos, at 9/25/2006 5:40 p. m.  

  • Ya que el alcohol parece tener tanta importancia en las agresiones, podría ser muy interesante ver si las diferencias de consumo por sexo y edad explican, al menos en parte, las diferencias en las tasas de agresión.
    Zuppi

    By Anonymous Anónimo, at 9/26/2006 2:13 p. m.  

  • Hombre, eso solo demuestra que hay una correlación entre alcohol y maltrato. Yo creo que amnas cosas, alcohol y maltrato se deben a una causa común (y soy consciente de que estoy especulando). La causa es la inseguridad vital debida a la baja autoestima quizá, por cuestiones vitales como el trabajo, la situación social relativa, la falta de seguridad en retener a su pareja voluntariamente etc que lleva a su vez por un lado, a mitigar esa angustia por medio del alcohol y por otro a comportarse de una forma agresiva que probablemente es el tipo de conducta de emergencia que tiene el hombre por defecto en situaciones límite. la mujeres tienen otro tipo de respuestas.

    Sé que los inmigrantes de paises subdesarrollados que vienen con su mujer, cuando vienen a españa se vuelven mas celosos y agresivos con su pareja. Probablemente esto se debe a su bajada de autoestima relativa al medio social al que han llegado, que les lleva a una inseguridad en cuanto a su capacidad de retener a su pareja. A otros les lleva a superarse, pero en el fondo hay una serie de conductas que responde a una lógica de coste/beneficio psicológico según las circunstancias; un fracaso en cualquier plan ajeno a la pareja por parte del hombre puede llevar a un cambio brusco de conducta debido a que sus mecanismos psicológicos "dictan" que a partir de ese momento, la conducta agresiva tiene mas probabilidades de ser exitosa. O al menos lo fué en el pasado evolutivo.

    Dicho esto, la actitud social de respeto a los compromisos matrimoniales y el maltrato, sobretodo la intolerancia con el maltratador por parte de los conocidos de ambos disminuye fuertemente esas conductas probablemente porque el beneficio percibido de la agresión disminuye fuertemente.

    pero vivimos en una sociedad de relaciones anónimas, donde el respeto, la caballerosidad, la validez contractual del matrimonio se han debilitado hasta la inexistencia. Es mas fácil ser agresivo con alguien con el que uno puede no estar dependiendo al año siguiente. No es extraño que la violencia domestica aumente. por ambas partes.


    Ahi queda ese rollo

    By Blogger Memetic Warrior, at 9/28/2006 10:03 a. m.  

  • Destacar sobre todo: Primero, que el porcentaje de hombres agredidos es casi tan alto como el de mujeres agredidas, algo que desde luego no queda reflejado ni en los medios de comunicación, ni en las instituciones e increíblemente ni siquiera en la Ley, que castiga más al hombre por los mismos hechos y relativiza los delitos si la agresora es ella.
    Segundo, un comentario que me parece muy importante analizar es el de la disminución en la percepción de la violencia que sufren dichas víctimas masculinas.
    Aunque sean agredidos, por imperativo social no pueden admitir ser víctimas. Que un hombre se autodenomine como víctima o admita que puede ser golpeado o humillado, sigue siendo teniendo una gran carga de vergüenza, y por eso el maltrato a la población masculina sigue tan oculto, a lo que hay que unir que jamás se ha hecho una campaña de apoyo para que los hombres se atrevan a denunciar.
    Al contrario, en vez de ayuda, desde las administraciones se promueven todas las trabas posibles para impedir que estos casos salgan a la luz.

    By Anonymous Anónimo, at 10/09/2006 4:49 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home