WonkaPistas

14.2.05

En las oposiciones a cuerpos estatales, no todos los candidatos son iguales

Acaba de publicar FEDEA un trabajo de Manuel F. Bagüés titulado "¿Qué determina el éxito en unas Oposiciones?". A poco que su análisis estadístico esté bien hecho, debería ser auténticamente explosivo, pues demuestra que el éxito de los candidatos en las oposiciones a siete de los principales Cuerpos del Estado (Abogado del Estado, Carrera Diplomática, Inspector de Hacienda, Fiscal y Juez, Notario, Registrador y Secretario Judicial) no depende sólo de la valía y el rendimiento de aquéllos, sino de otras circunstancias, que van desde la aleatoriedad (la suerte, o mala suerte) hasta el nepotismo. Esas circunstancias no siempre marcan diferencias muy grandes, pero sí son significativas.

Esto es lo que dice el autor en el resumen (mis negritas; mis comentarios en cursiva):

"La evidencia hallada pone en duda el diseño del actual sistema. En primer lugar se detecta la existencia de una elevada aleatoriedad. El éxito de un candidato depende significativamente de factores ajenos a su calidad como el día de la semana en que es evaluado, la hora, un posible aplazamiento y, especialmente, el orden de convocatoria. Esta aleatoriedad dificulta la selección de los mejores y beneficia a aquellos opositores con capacidad para presentarse en un mayor número de ocasiones. En segundo lugar se han encontrado una serie de evidencias consistentes con la existencia de endogamia [los "parientes" de los miembros de los tribunales salen favorecidos], sexismo [en realidad en este punto, no llegan a ninguna conclusión clara] y localismo por parte de algunos evaluadores [los candidatos de Madrid salen favorecidos]. No sólo los candidatos con parientes en el Cuerpo al que aspiran tienen mayores posibilidades de éxito, sino que sus notas dependen significativamente de las características de los miembros del tribunal y, reveladoramente, son similares al resto de candidatos en aquellas ocasiones en las que se ha realizado un test anónimo. A su vez, las características de los evaluadores también afectan al éxito de los candidatos según su género y su origen geográfico. El autor propone la introducción, a semejanza con otros países de nuestro entorno, de tres reformas del sistema: el uso sistemático del anonimato y la doble corrección externa en los exámenes escritos, la realización de un test inicial y la implementación de un control de la calidad de la evaluación por parte de algún órgano superior de supervisión."

Aparte de eso, la investigación es muy imaginativa. El nepotismo lo analizan a partir de los apellidos de los candidatos y de los miembros del tribunal, y averiguan, por ejemplo, lo siguiente: "Los candidatos poseedores de un apellido compuesto similar al de algún miembro del Cuerpo del Estado al que aspiran --parientes-- tienen de media unas posibilidades de éxito que superan en más de un 100% --significativamente-- las posibilidades de los demás candidatos". Por supuesto, controlando otras variables que pueden influir.

2 Comments:

  • Pues si esto pasa en las oposiciones a la administración del estado ¿qué pasará en las oposiciones a la administración autonómica o a la local? Pero, ojo, que ya andan diciendo que van a cambiar el sistema de acceso a la función pública; bien está tener este estudio ahora para poder comparar más adelante.

    By Blogger Salvatierra de Barros, at 2/14/2005 9:49 p. m.  

  • Ciertos cuerpos, por si fuera poco, tienen un sistema de examenes altamente subjetivizables: el desarrollo de un tema de actualidad y posterior exposición ante el tribunal se presta a todo tipo de arbitrariedades. Se suele juzgar en exceso la apariencia física del opositor, el tono de voz, la seguridad manifestada en la exposición del tema: se discrimina en exceso a las personas inseguras, nerviosas e incluso con un físico poco agraciado o, simplemente, con mal gusto en el vestir. Se trata de criterios altamente clasistas, además de prestarse, como señalas, a la arbitrariedad más absoluta (al hijo de un compañero se le verá y juzgará con muchos mejores ojos que al de un desconocido).

    Los examenes orales deberían quedarse para el final del proceso, y en ellos no se debería poder eliminar a más de un 15% de los opositores.

    La entrada en la administración, que es de todos, debe hacerse según criterios objetivos y objetivables. No es asi porque la administración española está secuestrada por colectivos que pretenden perpetuar su posesión en base a una selección del personal acorde con SUS intereses.

    By Blogger Morgana, at 6/23/2007 1:49 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home