WonkaPistas

10.6.05

Enseñar a leer

Si lo hacen como en el colegio de la cría de Paula, de la siempre interesante Kindsein.com, mejor que no enseñen a leer a nuestros hijos en educación infantil. Vean qué bonita, y educativa, serie de palabras usan los de la editorial Teide en su colección Tito, el gatito:



No está claro si se trata de aprenderse la lista de la palabras o si se trata de eliminar la que sobra e, implícitamente, completar la que falta. Como dice Paula, su hija "continuó el baile de vocales y acabó diciendo puta. Quizás era eso lo que buscaba el que lo ideó". Yo no sé si a los autores del libro (bueno, de la "carpeta") les traicionó el subconsciente o lo hicieron deliberadamente, pero la serie de "palabras" se las trae, no sólo por su conclusión lógica, sino por las anteriores (1).

"Pata", OK, la extremidad de un animal o la hembra del pato, estupendo.

"Peta" puede ser del muy coloquial "petar" (como en "esto no me peta"; una palabra con origen catalán), quizá demasiado coloquial para niños de corta edad; o puede referirse al prefijo "peta-", que significa "mil billones de veces", quizá demasiado formal y abstracto; o, peor, puede referirse a un uso todavía más coloquial, relativo a la forma en que muchos inhalan el humo de la combustión del cannabis, algo del todo inapropiado para niños de esa edad.

"Pita", muy bien, del verbo pitar, una acción perfectamente reconocible por niños de esa edad; o quizá se refiere, poco probablemente, a la planta "vivaz, oriunda de México, de la familia de las Amarilidáceas, con hojas o pencas radicales, carnosas, en pirámide triangular, etc., etc.".

"Pota", o es un "calamar basto" (de "pota", en catalán, "pata"), o se refiere al resultado de la acción de vomitar, en un vulgarismo todavía menos procedente que el de "peta".

Desde luego, las variantes muy coloquiales no son precisamente edificantes. Casi prefiero lo que hacen en el colegio de mis hijas, en el que, directamente, no les enseñan a leer hasta tercero de infantil (bueno, quizá no a leer sino los rudimentos o, en la jerga, "iniciación al aprendizaje de la lecto-escritura", o algo así), lo cual nos deja margen a los padres para enseñarles en casa, con los libros, cuadernos, carpetas o estuches (incluso programas de ordenador, qué horror) que nosotros elegimos (y porque no guardamos las cartillas con las que aprendimos nosotros en el quicio de los años sesenta y setenta, que si no...) (2).

__________
(1) No tomen lo que sigue del todo en serio; ya sé que esas palabras están puestas por cómo suenan, no por lo que pueden significar.
(2) Pero hay métodos actuales muy parecidos a aquéllos, por ejemplo, éste.

3 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

<< Home