WonkaPistas

3.6.05

Violencia en educación infantil

Entre los niños y niñas de las edades correspondientes, quiero decir. Futurepundit nos habla de un estudio sobre los preschoolers estadounidenses en el que se comprueba que las tasas de expulsión de los pre-escolares de 3 y 4 años por mala conducta son altísimas, superior a la media del conjunto de la primaria y la secundaria. Como Futurepundit, yo tampoco me extraño: los niños de esas edades pueden ser muy crueles entre ellos y muy violentos. No todos claro. Especialmente los niños, no tanto las niñas (de hecho, en el estudio citado, las tasas de expulsión de los primeros casi quintuplican las de las segundas). Por eso yo a mis chicas les aconsejo día sí, día no que se aparten, por ahora, del camino de los niños, que van arrasando.

El razonamiento de Futurepundit acerca de por qué no debe sorprendernos un hallazgo así me parece reseñable:

"Es de esperar que los niños de 3 ó 4 años se metan en más líos con 'la ley' que, por ejemplo, los que tienen 7 ó 10 años. ¿Por qué? Los cerebros de los primeros están menos desarrollados y sus inhibiciones en contra de la violencia ... no están fijadas... Tendemos a no darnos cuenta de ello porque la mayor parte de las interacciones de los niños de 3 años lo son con adultos y un niño de tres años no puede infligir mucho daño físico en un adulto... Pero esperemos problemas si juntamos un grupo de ellos en el que pueden elegir [como víctima] a alguien de su propio tamaño.

Afortunadamente, les resulta muy difícil coordinarse entre sí y son muy débiles como para dañar a otros gravemente."


Eso, afortunadamente. El problema es que, cuando son mayorcitos, digamos a la altura de los 14-16 años, sí se coordinan...

4 Comments:

  • De hecho ya ha habido casos de asesinatos (o tentativa) de niños pequeños por niños también muy pequeños. Me vienen a la cabeza dos casos en Inglaterra, uno de hace años y otro de hace un par de días, aunque como lo leí de pasada en un tabloid no sé qué componente de sensacionalismo tenía. Tampoco sé si esto es propio de Inglaterra y cabe ligarlo a una hipotética mayor desestructuración familiar, o hay ejemplos en toda Europa y USA.
    Lo que quiero decir es que ya hay locos bajitos con cierta capacidad organizativa y muy violentos. Pero coincido plenamente con el análisis del artículo que reseñas.

    By Blogger EVF, at 6/03/2005 2:33 p. m.  

  • Siempre es interesante leer a alguien que nos cuenta cosas que van contra el saber convencional.

    Y en realidad, si las pensamos un poco, tienen mucha lógica.

    Tengo poca experiencia con niños, pero tengo claro que los pequeños pueden ser muy "bichos". No sé si es innato o aprendido (¿de quién?) pero está claro que está ahi.

    By Blogger Josu, at 6/03/2005 3:12 p. m.  

  • Lo que yo veo realmente preocupante es el propio hecho de la expulsión de un niño de 3 años. Como profesor de secundaria que he sido, ésta me parece la mayor dimisión de las responsabilidades de una sociedad (y puntualmente del profesorado), especialmete en estas edades. No es lo mismo expulsar un niño de 3 años, que un adolescente de 14. Lo primero me parece una barbaridad que, como he comprobado, eterniza el problema, porque a los 14 años se le seguirá expulsando, sin que a él le preocupe un bledo.

    El otro dia comentaba con una maestra hechos de este tipo y me decía que no entendía como no se afrontan en clase, con los propios niños, este tipo de problemática. Decía que mucha gente soluciona con la expulsión o con el "laisser faire" los problemas con niños problemáticos, porque se tienen que cumplir los programas ... ¿anteponer los programas de aprendizaje para niños de 3 años al aprendizaje de las normas sociales? Menudo disparate. Pero es la regla general.

    Sin duda, algo no funciona cuando a una persona en los inicios de su formación se la aparta del lugar donde debe estar y donde debe afrontar los problemas que crea (o que crean los otros) y donde debe empezar a asumir sus responsabilidades.

    Y, cuidado, no digo que no se deba castigar, o reñir, o lo que sea, a estos niños; no. Pero siempre en el grupo, no alejando el niño y el problema. De hecho, en el estudio, también se comprueba que con ayudas (consultores conductistas, psicólogos ...), las expulsiones disminuyen mucho. También se remarca que unas escuelas expulsan significatvamente más que otras.

    En todo caso, también soy consciente de las limitaciones materiales de la tarea de un maestro. Pero solo quería poner una cuestión que a mi me parece de principio.

    By Anonymous RMF, at 6/04/2005 10:20 a. m.  

  • Quizá el texto no es claro. Probablemente se incluyen no sólo expulsiones tal y como solemos entenderlas, sino "separaciones". Esto es, cuando el niño correspondiente da mucha guerra y el maestro (la maestra, más bien) no puede hacerse cargo, se le aparta: se le lleva con otro maestro o, llegado el caso, se llama a los padres para que se hagan cargo de él. No creo que la mayor parte de los casos se refiera a que lo expulsan por un día o por una semana.

    Respecto a lo que dice RMF de expulsar para poder cumplir el programa, no sé si será así. Probablemente lo que ocurre es que la maestra se siente totalmente impotente para hacer cualquier cosa (no enseñar, sino, meramente, mantener el orden) y, por eso, toman una medida muy drástica.

    De todos modos, aunque sea una medida de última instancia, tiene una virtud (si implica que los padres se hagan cargo del crío): que los padres se den cuenta de que si el niño es así es, en buena medida, porque los padres le han dejado que sea así (salvo que sea una patologia) y, por tanto, de que les toca "aportar" algo y no limitarse a depositarlo en la guardería o la escuela infantil.

    By Blogger Wonka, at 6/04/2005 10:55 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home