WonkaPistas

14.6.05

Jóvenes consumidores de "cuello dorado"

Olvídense de las antiguas clasificaciones de los trabajadores en empleados de "cuello blanco" (white-collar worker) o de oficina, y empleados de "cuello azul" (blue-collar worker) o de "mono". Una nueva etiqueta está empezando a cobrar cuerpo en EEUU, la de "golden-collar consumer", o consumidor de "cuello dorado". La expresión se refiere, en palabras de Joanne Jacobs, a jóvenes de "18 a 25 años de edad, que trabajan en el sector servicios en un puesto mal pagado, viven en casa [de sus padres] y compran gafas de sol Christian Dior de 325 dólares. Los adultos jóvenes "cuello dorado" tienen gustos tipo vodka Keitel One pero un presupuesto tipo cerveza".

Jacobs refiere este artículo (requiere registro gratuito), en el que pueden leerse cosas tan jugosas como este juicio de Ian Pierpoint, presidente de una empresa de investigación que parece haberse ocupado del tema: "Es la generación mejor vestida, pero menos capaz y menos preparada... Si tienes 24 ó 25 años y todavía vives en casa [de tus padres], no estás haciendo muchas cosas, tal como pagar tus propios recibos [del agua o la luz]. De alguna manera, tienen mucha experiencia, pero han sido más mimados que otras generaciones".

Salvando las distancias (geográficas y de poder adquisitivo), ¿por qué será que, como español, no me suena rara esta descripción?

6 Comments:

  • De los viejos Yuppies de los 80 ya nadie se acuerda.Aqui el Yugre intentaba imitarlos y ahora exportamos el concepto quieroynopuedo.

    By Anonymous Anónimo, at 6/14/2005 2:32 p. m.  

  • ¿¿El "Yugre"??

    By Blogger Wonka, at 6/14/2005 2:42 p. m.  

  • Imagino que significará "Yupi-progre".

    By Blogger Daniel Rodri­guez, at 6/14/2005 2:56 p. m.  

  • Wonka, una más de cómo (no) se construye la responsabilidad individual con el esquema familiar que se impone (se ha impuesto). Los padres consienten (y hasta alientan) la coexistencia de generaciones bajo el mismo techo una vez que el "pollo" ya está crecido y, como es joven y fuerte, se hace con el nido sin poner nada a cambio. Sale a mover su hermoso plumaje acicalado a cuenta del escaso peculio de su basurocurro (o no tan escaso o no tan basuro) y todos -dicen- estar contentos.
    Pero la responsabilidad no se construye de un día para el otro casándose, comprándose una casa y formando una familia de repente y como parte de ensalmo, se construye día a día, tacita a tacita, pasito a pasito, verso a verso, a poquitos y de abajo hacia arriba. Empiezas por hacerte la cama, planchar tu ropa, ayudar con los gastos familiares, cuidar a la abuela para que tu madre pueda ir a la peluquería, pagas tus multas de tráfico cuando le coges el coche a tu madre, y defiendes tus intereses en tu trabajo o te peleas con el profesor de turno por una nota injusta si a ti te lo parece (y a tu padre no se le ocurre ir por ti a ver las calificaciones del último examen, ni tu madre te recoge el cuarto aunque estés asfixiado de trabajo).

    By Blogger Salvatierra de Barros, at 6/14/2005 7:54 p. m.  

  • Hombre, Danielito, ¿no te sientes aludido por el artículo?

    By Anonymous Amador, at 6/21/2005 4:14 a. m.  

  • Keep Blogging!

    By Anonymous Tim Brazell, at 1/09/2006 11:39 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home