WonkaPistas

17.1.06

Medidas contra la baja fecundidad en Alemania y Japón

Un instituto de investigación económica alemán, el IFO, acaba de publicar un estudio (resumen en inglés aquí) en el que se analiza la aportación neta media a los ingresos públicos de un niño nacido en el año 2000. Resulta que esa aportación, calculada mediante una proyección de gastos e ingresos públicos a lo largo de la vida que hipotéticamente llevará, es positiva, de unos 77.000 euros. Ni cortos ni perezosos, los autores del estudio, ante la gran necesidad de niños para sustentar las pensiones públicas del futuro sin cambiar el sistema, proponen lo siguiente:


While pay-as-you-go financed pension benefits accruing to all insured individuals should be scaled down even more than is actually projected based on the current law, parents should be entitled to receive child-related pension benefits and individuals with few or no children should be obliged to invest a higher share of their income in private, precautionary savings.

Es decir, que los que tengan hijos deberían recibir mejores pensiones y los que no, que se busquen más la vida por su cuenta.

En Japón también andan muy preocupados por su baja natalidad (parecida a la española, con un índice de fecundidad inferior a 1,3 hijos por mujer). Una de las causas que allí se aducen para esa baja natalidad es la del exceso de trabajo, sobre todo de los varones. Por eso, la ministra para la igualdad de géneros, Kuniko Inoguchi, el Ministro de Sanidad está considerando imponer a las empresas y a los trabajadores la obligación de que éstos se tomen todas las vacaciones a las que tienen derecho. Así lo cuenta el Guardian:

This has prompted Kuniko Inoguchi, the minister charged with boosting the birthrate, to insist that companies must allow men to spend more time at home and help women return to work after giving birth. "The next five years are crucial," Ms Inoguchi said in an interview. "We have the second baby boomers who will remain in their 30s for only another five years, so I am up against the clock."

Yesterday, in the biggest challenge to corporate traditions for years, the health and welfare ministry said it was considering introducing a law compelling firms to tell workers to take all their paid holiday. "We felt that people are not taking enough leave," a ministry official told Reuters. "We need to discourage people from working too much so they can balance work with family."



No es que sean, ninguna de las dos, medidas muy liberales, la verdad, pero, al menos, discuten sobre estos temas. Aquí, en España, esta discusión está mucho más apagada. Al menos a mí me da esa impresión.

6 Comments:

  • De más está decir que pongo inmediatamente un enlace o vículo!

    By Blogger Marta Salazar, at 1/17/2006 3:05 p. m.  

  • hablo desde la ignorancia pero... algún país resolvió con medidas estatales el problema de la natalidad??

    ademas. con medidas así no se están atacando los síntomas y no el problema?

    acaso la gente va a empezar a tener hijos porque les quiten impuestos o le prometan mejores pensiones en el futuro??

    la de tener un hijo no es una decisión como comprar un coche, por favor.

    By Blogger Jorge, at 1/17/2006 4:19 p. m.  

  • Muy buenas:
    Aporto un comentario lleno de imprecisiones. Creo que era El País del domingo quien recogía la noticia de un dirigente que proponía permitir la poligamia para favorecer la natalidad.
    Por otra parte, lo de la igualdad de géneros no acaba de gustarme, no por machista, sino porque prefiero la igualdad de sexos.
    Saludos

    By Anonymous Serther, at 1/18/2006 12:08 a. m.  

  • El dirigente era Kadirov, presidente de la región de Chechenia en la Federación Rusa. Pero el problema de la baja natalidad rusa, el alto indice de mujeres con respecto a varones, no es el mismo que existe en Europa Occidental. De todos modos hay que tener en cuenta que los chechenos son musulmanes, la bigamia no sería muy culturalmente traumatica de introducir, y que lleva varios años diciendo lo mismo sin que el gobierno ruso le haga mucho caso.

    By Anonymous nop, at 1/18/2006 2:44 p. m.  

  • Coincido con Jorge en que difícilmente una política estatal va a cambiar una tendencia en las tasas de natalidad.

    En los últimos años (décadas quizá) se ha producido un notable cambio social, con la incorporación de la mujer al mercado laboral. Esa incorporación no ha ido acompañada de una incorporación del hombre al trabajo doméstico en igual proporción, con lo que la mujer soporta una carga de trabajo que difícilmente es compatible con tener hijos.

    Cuando las mujeres deciden que ya es hora de tener hijos, o bien están colocadas en grandes empresas donde se puede compatibilizar y conciliar la vida profesional y la vida privada (con reducciones de jornada y flexibilidad de horarios), o tienen que optar por interrumpir su carrera profesional. Esto es mucho más raro en el caso de lso hombres -algún caso aislado sí que hay de hombres que se han dedicado a la casa para que su mujer continúe con su carrera-.

    En esta situación, las mujeres que deciden tener hijos optan por tenerlos tarde (calculo que a partir de los 35 años), con una carrera asentada si es posible, y por tener uno o dos como mucho.

    Hay iniciativas interesantes del Ministerio de Asuntos Sociales y de la Comunidad de Madrid (entre otras instituciones) para favorecer las políticas de conciliación trabajo/vida privada.

    Pero aún sumando esas iniciativas, incentivos en las pensiones, desgravaciones adicionales del IRPF (los 1.200 euros que aprobó el Gobierno anterior) o cualquier otra medida pública, la decisión de tener hijos pasa -para la mujer- por considerar todas las implicaciones que tendrá en su carrera profesional.

    El único remedio para esto (a muy largo plazo, me temo) es un profundo cambio social, de forma que el hombre asuma un papel equivalente al de la mujer en el cuidado de los hijos y el trabajo doméstico. De esta forma, las implicaciones profesionales de tener familia deberían ser idénticas para el hombre y para la mujer.

    Y esto tampoco cambiaría necesariamente las tasas de natalidad salvo que en el entorno empresarial se acepte con naturalidad que tanto hombre como mujer tienen obligaciones personales y familiares. Si ambos miembros de una pareja ven peligrar su carrera, optarán por no tener hijos.

    Es decir, que la clave está en cómo las empresas afronten el hecho de que sus empleados tengan descendencia.

    By Blogger Fabián, at 1/21/2006 10:32 a. m.  

  • Fabián, has dicho varias incorrecciones...

    Para empezar, la natalidad no mejoraría porque el varón se ocupara por igual de los niños que la mujer... los dos dispondrían del mismo poco tiempo para cuidarlo.

    Pero es que, el tema importante es, que la mujer es la naturalmente más preparada, y me atrevería a decir que la única, que debe ocuparse de la crianza de sus propios hijos, al menos durante sus tempranas etapas vitales; y esto no es algo que nadie trate de imponer desde fuera machistamente, sino que va en la propia biología de nuestra especie, siendo la mujer -si es normal y sana- la primera que rechazará el alejarse de sus hijos para que los cuide otro (como podría ser su marido).

    En fin, sobre esto hablo más en http://hidalgos.bitacoras.com/archivos/2006/02/01/como-solucionar-la-baja-natalidad-de-los-paises-desarrollados

    By Anonymous Anónimo, at 2/01/2006 2:55 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home