WonkaPistas

29.12.05

Las complejas actitudes de los españoles ante la inmigración

Hoy se han publicado los resultados del barómetro del CIS correspondiente al mes de noviembre, que ha estado centrado en el tema de la inmigración. En términos generales, las opiniones mayoritarias suponen, por una parte, dudas ante la posibilidad de que haya "demasiados" inmigrantes en España y acerca de los efectos de la inmigración (I), pero, por otra parte, reflejan una inclinación a tratar a los extranjeros casi como si fueran españoles (II). Además, las actitudes de rechazo por cuestiones étnicas o religiosas parecen mínimas (III). Por último, la mayoría parece esperar una cierta integración cultural de los inmigrantes, aunque mantengan sus rasgos culturales propios (IV).

I. Ha alcanzado un máximo histórico el porcentaje de los que dicen que el número de personas procedentes de otros países es "demasiado" (59,6%), como puede verse en el cuadro siguiente.

Probablemente, ese juicio tiene que ver con que perciben que hay más extranjeros en España de los que realmente hay. La media de las estimaciones de los que aventuran una respuesta sobre el porcentaje de extranjeros en España se sitúa en 20,4%, más del doble de los datos más fiables.

Que muchos crean que son "demasiados" no quiere decir que la mayoría parezca dispuesta a "cerrar fronteras". En realidad, se consolida una opinión abrumadoramente mayoritaria favorable a permitir la entrada a los inmigrantes que tengan un contrato de trabajo (lo cual cabría entender como: que vengan a trabajar o que estén aquí "legalmente"). Un 85% piensa así, opinión que se encuentra flanqueada por juicios muy minoritarios, el del 7% que cree que no habría que ponerles ningún obstáculo legal y el del 6% que cree que habría que prohibirles por completo la entrada.


Además, como ya hemos visto en otra ocasión, sigue al alza el porcentaje de quienes sitúan a la inmigración como uno de los tres problemas principales que tiene España. En noviembre lo mencionó un 40% (de nuevo, un máximo histórico).



Todo ello por lo que se refiere a las dudas y las alertas. En lo que toca a la cuasi-igualdad de trato, me llaman la atención juicios (y porcentajes) como los siguientes:

--el consenso en admitir a los que tienen contrato de trabajo no implica que haya que expulsar a los que se quedan en paro durante mucho tiempo: sólo un 26% estaría de acuerdo con eso, frente a un 54% en desacuerdo;

--una amplia mayoría (79%) cree que los que han venido a vivir en España han de tener los mismos derechos que los demás (supongo que quiere decir que los españoles); sólo un 10% estaría en desacuerdo;

--incluso, aunque son muchísimos (79%) los que expulsarían a un extranjero que ha cometido un delito grave, no son tantos (50%) los que lo expulsarían por haber cometido un delito, sin especificar su gravedad;

--amplias mayorías están de acuerdo con dar facilidades a los inmigrantes para traerse a su familia (73%), acceder a la educación pública (93%), tener asistencia sanitaria gratuita (81%), obtener un puesto de trabajo en igualdad de condiciones con los españoles (86%), practicar su religión (81%; me encanta la redacción del item: "practicar su religión si así lo desean", mi cursiva), o establecer asociaciones para defender sus derechos (68%);

--mayorías algo menos amplias, pero mayorías al fin y al cabo, son partidarias de otorgarles derechos políticos.

III. El rechazo hacia los inmigrantes parece muy reducido:

--a los encuestados les importaría bastante poco (2,18 en una escala del 0 al 10) tener como jefe a un extranjero de raza distinta a la de la mayoría de los españoles; tampoco les importaría mucho que alguien así se casara con un familiar cercano (3,07);

--a muy pocos (10%) les importaría mucho o bastante que sus hijos compartieran colegio con hijos de inmigrantes; son mayores las reticencias frente a los gitanos (25%);

--sólo a un 14% le molestaría mucho o bastante tener a inmigrantes como vecinos; molestaría mucho más tener como vecinos a gitanos (40%), ex-reclusos (40%), alcohólicos (42%), personas con problemas psíquicos (28%), gente de extrema derecha (27%) o de extrema izquierda (17%);

De todos modos, puestos a elegir dónde vivir, no son tantos los que prefieren la mezcla: casi un tercio (31%) prefiere vivir en zonas con muy pocas personas étnicamente distintas de la mayoría de los españoles, a un cuarto (26%) no le importaría convivir con algunas de esas personas, mientras que sólo un 5% estaría dispuesto a vivir en un lugar mayoritariamente poblado por personas de esas características; a otro tercio (33%) le daría igual.

IV. Por lo que toca a la cuestión de la mezcla de culturas:

--una mayoría (59%) cree que es mejor para un país que casi todos compartan las mismas costumbres y tradiciones; lo cual no parece incluir las tradiciones religiosas, pues sólo un 29% está en desacuerdo con la idea de que "para un país es mejor que en él convivan gentes de distintas religiones" (40% de acuerdo);

--puestos a elegir, una amplísima mayoría (72%) elige una opción de integración cum diversidad ("Aunque se queden a vivir en España y aprendan nuestra lengua y nuestras costumbres, es bueno que los inmigrantes mantengan también su lengua y sus costumbres") y una minoría (22%) la de integración pura y dura ("Si los inmigrantes quieren permanecer en España, deben olvidar sus costumbres, aprender el idioma y aceptar las costumbres españolas").

En fin, que el panorama de las actitudes de los españoles ante la inmigración es relativamente complejo.

No dejen, en cualquier caso, de consultar la encuesta en su totalidad, especialmente los cruces por variables tales como el sexo, la edad o la ideología.

5 Comments:

  • Sólo una cuestión. Creo que las respuestas estan sesgadas por lo políticame conrrecto. Las preguntas son asepticas y por lo tanto las respuestas tambien permiten distanciarse. Y si las preguntas fueran mas cercanas ¿Imigrantes como vecinos?,¿Compitiendo en los trabajos con los entrevistados? etc....

    Como muestra de este sesgo, porque crece tanto considerar la imigración como un problema. Responder que si no implica un posicionamiento politicamente incorrecto, porque se piensa en otros.

    Eso por ejemplo me recuerda una encuesta de The Economist donde para medir la confianza de los politicos preguntaban ¿A quien dejaría vd. administrar sus ahorros?. La pregunta es no es teórica e implica al encestado a contestar si realmente confia. Por ejemplo ¿Cuantos espeñoles dejarian sus ahorros a cargo de ZP?

    Felicidades por tu blog.

    By Blogger Peripatético, at 12/30/2005 1:29 a. m.  

  • Peripatético apunta a un problema importante, el de la redacción de las preguntas. Yo también habría incluido preguntas más cercanas al entrevistado. De todos modos, alguna de ellas hay, como la de tener un jefe inmigrante o vivir en un barrio de inmigrantes, y las respuestas son, digamos, bastante "correctas".

    Quizá habría sido mejor titular la anotación "Las ambiguas actitudes...", pues yo no tengo del todo claro que estén respondiendo por lo políticamente correcto en unas y no en otras. Quizá se trata, simplemente, de opiniones o actitudes no formadas del todo, no coherentes (esto no es nada extraño), ambiguas, por tanto.

    By Blogger Wonka, at 12/30/2005 8:56 a. m.  

  • Las encuestas ya sabemos que suelen dar resultados más polícamente correctos que los grupos de discusión con personas que convivan y compitan más directamente con inmigrantes.

    Se me ocurre que en este tipo de estudios habrá que empezar a diferenciar si en la muestra se ha incluído personas de origen extranjero y si el campo lo realizan personas de origen nacional o extranjero. Uno de los campos crecientes de trabajo para hispanoamericanos son los call centers. ¿Contestará lo mismo la gente si quien te entrevista es extranjero por su habla (encuesta telefónica) o aspecto (encuesta presencial)? Estos son aspectos que puedan sonar a políticamente incorrectos pero hay que ser prácticos y pragmáticos y hacerse las preguntas oportunas. ¿Cómo se plantean estos asuntos los académicos que abordan este tipo de estudios o acaso dejan estos asuntos al albur de lo que hagan las empresas de campo porque lo suyo es pensar en los grandes problemas y obviar la puesta en práctica de estudiar sus hipótesis?
    Salvatierra de Barros

    By Anonymous Anónimo, at 12/30/2005 10:32 a. m.  

  • No estoy de acuerdo con alguna de tus interpretaciones, Wonka.

    En primer lugar, interpretas la diferencia entre el % real de extranjeros y el estimado por los encuestados de una forma muy unilateral. La errónea percepción de los encuestados no sólo puede deberse a que es errónea. Puede deberse a que lo erróneo son las estadísticas oficiales (algo que podemos apostar casi a ciegas); y, también y sobre todo, al hecho de que la presencia de inmigrantes está concentrada en determinados ambientes. En modo alguno juzgaría yo que ese 20,4% está errado; hay muchísimos españoles que viven diariamente con un 20% de inmigrantes.

    Tu interpretación de la respuesta de los que estarían dispuestos a dejar entrar inmigrantes si tuviesen trabajo (dices que quiere decir que estén dispuestos a trabajar) es también errada, en mi opinión. Quien eso contesta creo que se refiere a que los inmigrantes deberían venir a España como salieron los emigrantes en los sesenta, esto es, con el contrato laboral en Alemania bajo del brazo. Y no me importa decir que es mi opinión personal. Yo cerraría las fronteras a la inmigración procedente de países que no se aviniesen a crear un Instituto de Emigración (como existió en España).

    Tu afirmación de que "no son tantos" los que expulsarían a un inmigrante si cometiese un delito peca de optimismo. Piensa en el tracto mental del encuestado: primero le preguntan si expulsaría a un inmigrante si cometiese un delito grave. Y contesta. Luego le preguntan por el delito a secas. Lógicamente, en esta respuesta está EXCLUYENDO el delito grave. De donde sacamos que 3 de cada 4 españoles expulsarían a un inmigrante si cometiese un delito grave, y dos de éstos lo harían incluso aunque delito fuese leve. ¿Y te parecen pocos?

    No sé, son interpretaciones políticamente incorrectas, sí. Como yo mismo.

    By Blogger JdJ, at 12/30/2005 1:15 p. m.  

  • JdJ. En realidad, cabe perfectamente tu interpretación. Tampoco quería yo insistir demasiado en eso, sino en que hay dosis de ambigüedad importantes: actitudes negativas junto con actitudes positivas, probablemente (esto habría que comprobarlo) en las mismas personas.

    La percepción de los que aventuran una estimación del número de extranjeros es, casi por definición, errónea, pues, salvo que se base en un conocimiento de las cifras oficiales (que, por muchos problemas que tengan, deben de ser bastante aproximadas, como he comentado en alguna otra ocasión), se basará en su experiencia. Y en su experiencia caben muchas cosas. Imagino, además, que quienes han respondido esa pregunta son gentes que conviven, más o menos, con extranjeros.

    Cabe tu interpretación del requisito del contrato de trabajo, pero también cabe la mía. De nuevo, yo creo que el juicio de los indígenas es bastante ambiguo.

    Con respecto a mi optimismo sobre la expulsión de delincuentes, reconozco que me he podido dejar llevar.

    By Blogger Wonka, at 12/30/2005 3:53 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home