WonkaPistas

6.1.07

Diálogo y negociación con Perikito el matón

Acabo de enterarme de que el “diálogo y negociación” como medidas de resolución de conflictos entran dentro de las competencias básicas que nuestros alumnos de la educación obligatoria han de desarrollar. Santo y bueno. Muy “alianzo-civilizacional”, verdaderamente. No es que yo esté en contra del diálogo y la negociación como modo de resolver conflictos. Hay algunos que sí pueden resolverse así; o, al menos, pueden comportar un elemento importante de diálogo o negociación, aunque luego tengan que resolverse ante una instancia superior con la autoridad suficiente para hacer cumplir la resolución. No está mal curtirse en las habilidades de la negociación, aunque no sea para resolver un conflicto. Y siempre conviene cultivar el arte del diálogo, aunque sea para una conversación pacífica y amigable.

Pero no siempre son suficientes el diálogo y la negociación para resolver conflictos, y ni siquiera pueden ser el elemento principal de la resolución. No siempre se producen los conflictos por responsabilidad de los partes. Muchas son el resultado de una pura agresión de una persona sobre otra. A lo mejor con un poco de veras y de bromas se entiende esto.

Pongamos que soy el típico empollón (cuatro-ojos, además), con poco poderío físico, más bien retraído, en fin, un caso arquetípico, pero real. Y que tengo como compañero a Periquito (perdón, Perikito, que encima es un poco alternativo), el típico matón (bully, dicen ahora nuestros expertos), bruto, físicamente poderoso, que me hace la vida imposible. Yo no le he hecho nada, no me he inmiscuido en sus asuntos, no le he provocado, a no ser que mi mera existencia sea una provocación (¿causan externalidades negativas los listos a los brutos?). No le he perjudicado de ninguna manera (¿o sí? ¿el que saque mejores notas que él es un perjuicio por señalarle como de status académico más bajo?), pero me machaca: me quita el bocadillo, me roba dinero, me obliga a dejarle los apuntes y los ejercicios para que los copie, de vez en cuando me da una colleja, o dos, etc., etc. Ya he intentado resolver las cosas por el diálogo: comprende, Perikito, que esto no está bien, que las cosas que me quitas son mías (pero quizá el derecho de propiedad privada es una terrible agresión, ¿no?), que cada uno es responsable de sus apuntes y ejercicios, que las notas nos las ponen por nuestro mérito y esfuerzo, y así sucesivamente. Es decir, he intentado convencerle de que todo lo que me hace carece de justificación. Pero sigue haciéndomelo. Intento la negociación, pero no sé me ocurre qué más darle para que deje de quitarme el bocadillo, que es lo que más me importa (empollón como soy, sigo al pie de la letra las recomendaciones de nuestras autoridades sanitarias). Quizá si le doy más dinero... Pero mis recursos son limitados; mi paga es la que es. Además, la necesito para comprar libros (y la lectura, ya se sabe, es otro de los fines fundamentales, según nuestras autoridades). Además, además, es mi dinero y, de nuevo, se lo estaría dando bajo coacción. De todos modos, le da igual. No quiere más dinero, sólo quiere fastidiarme. Le gusta, quizá porque la “sociedad” le ha hecho así (o porque su cuerpo produce demasiada testosterona, o qué sé yo). Le va la marcha de machacarme—bueno, a mí y a otros cuantos, y no todos como yo.

Sólo me quedan tres alternativas. Una es la huida. Cambiarme de colegio. Pero en el colegio nuevo seguramente hay también un Perikito bruto. A fin de cuentas, todos los colegios son muy parecidos: no les dejan ser distintos. Además, no es fácil cambiarse.

De modo que sólo me quedan dos alternativas, y ambas implican coacción sobre el pobre Perikito. La primera es acudir a la autoridad de profesores y directivos del centro: que controlen y disciplinen a este salvaje, que nos tiene sojuzgados a unos compañeros y a mí. Esperemos que funcione, aunque no lo veo muy claro. No sé qué armas tienen. Parece que pocas. Además, horror, quieren, primero que resolvamos el problema dialogando y negociando entre nosotros. La ley es la ley. Vuelta a empezar. Horror, repito. ¿Y si Perikito no acaba de ver que es él el único responsable de lo que me hace—y le hace a otros? Habrá que aplicar, entonces, la correspondiente sanción. Pero, ¿qué sanción? Expulsarle una semana, dos, pero luego volverá—y quizá vuelva a las andadas. Expulsarle del centro, pero entonces tendrá que ir a otro centro (educación obligatoria, ya saben). Y se encontrará con otro como yo a quien machacar. O tendrán que "reeducarle", para lo cual, de nuevo, tendrán que doblegar, de un modo u otro, su voluntad.

La segunda es otro tipo de coacción. Poner de acuerdo a los compañeros sojuzgados para, primero, presentarle una amenaza creíble a Perikito y, en caso de que no la crea, llevarla a cabo. Incentivos negativos le llaman a esto los economistas. A lo mejor los entiende, si prueba de su propia medicina. Claro que para conseguir esto voy a tener que poner de acuerdo a un buen número de compañeros, distintos entre sí, cada uno con su punto de vista y sus intereses. Ardua tarea. No, si al final, me van a venir muy bien las competencias básicas en diálogo y negociación. Vengan esas competencias. Pero ya.

21 Comments:

  • ¿"diálogo y negociación como medidas de resolución de conflictos [...] dentro de las competencias básicas que nuestros alumnos de la educación obligatoria han de desarrollar"? ¡Los niños se tienen que apañar a hostias, joder! ¡Que se están perdiendo los valores patrios!

    By Anonymous José-Luis Prieto, at 1/06/2007 12:06 p. m.  

  • Los niños se las arreglan a hostias más que nunca gracias al socavamiento legal de la autoridad de los profesores, tarugo, progre. Prieto, progre, tarugo.

    Idos a la m* con vuestros experimentos de ingeniería social. No nos salvéis que queremos vivir.

    Oye, Wonka ¿estos progres tienen algo más que la ironía de matón? dan un poco de asco, que creo que es lo que quieren.

    By Anonymous Anónimo, at 1/06/2007 1:09 p. m.  

  • Puedo confirmar los temores de Wonka sobre la inexistencia de recursos que tenemos los "profes de insti" frente a los alumnos violentos (e incluso frente a los sencillamente maleducados). Bastante nos cuesta ya lograr que no nos peguen a nosotros.

    By Anonymous Athini, at 1/07/2007 3:24 a. m.  

  • Creo que la aportación del anónimo anterior ya debiera causar dudas en el titular del blog.

    Me parece una de las entradas más pobres, la verdad, basada en una serie de simplificaciones y sin demasiada base sólida. Excesivamente larga, además, para llegar a la idea poco novedosa de que a veces no se pueden dialogar las cosas.

    Como aportación propia, yo fui desde niño el clásico empollón gafapasta, con botas ortopédicas y exento de gimnasia. Pero nunca me pegaron, ni me robaron el bocadillo, ni me quitaron dinero (en esto último seguramente influyó el hecho de que no lo tenía).

    Oh, sí, lo intentaron algunas veces. Pero si sabes hacerlo, no es difícil utilizar la palabra para quitártelos de encima. Son chulillos de patio, no los yakuza.

    Debe de ser que yo era un portento, como decía mi abuela.

    By Anonymous Anónimo, at 1/07/2007 10:59 p. m.  

  • Mira que me cuesta entender como se combina en tí esa capacidad para realizar análisis tan brillantes sobre cualquier fenómeno, con la de soltar muy de tarde en tarde estos panfletos tan burdos referidos a cuestiones para las que no pareces querer emplear ni una sola de tus neuronas.

    Por favor, vuelve a tu (otro) ser.

    Isabel

    By Anonymous Anónimo, at 1/08/2007 12:30 a. m.  

  • Pero si las clases de dialogo y negociación son principalmente para Perikito, hombre de Dios!!!
    Y con suerte, para pre-perikitos...

    By Anonymous Anónimo, at 1/08/2007 12:36 a. m.  

  • Isabel: te aseguro que, incluso en este "panfleto" he empleado alguna neurona. No se trataba de hacer ningún análisis, sino de mostrar, en un tono medio en serio medio en broma, cómo hay circunstancias específicas en las que la preparación para el diálogo y la negociación es secundaria, mientras que lo decisivo es que estén claras las reglas, que éstas protejan a los que tienen más difícil protegerse (y tienen razón, claro), y que la autoridad cuente con los medios para aplicarlas. En ausencia de esas reglas y/o de esa autoridad, o en condiciones de imposibilidad (o extrema dificultad) para aplicarlas, entonces, lo que nos queda es la autodefensa, tanto en el colegio como en el resto de nuestra vida. Todo esto sigo defendiéndolo. No tengo dos personalidades, sólo una y, para mí, perfectamente coherentes.

    Y, obviamente, no digo que a todos los empollones a los que se nos daba mal la gimnasia (o estaban exentos de ella), fuéramos acosados o maltratados por los brutos. Tan sólo describía una situación hipotética, y límite--pues no creo que sea tan frecuente.

    Por último, yo no voy por ahi defendiendo que los niños se líen "a hostias", como elegantemente dice un comentarista. Pero a mis niñas les digo que no se dejen intimidar, que lo hagan, como dice un comentarista anónimo, con la palabra, que, en su caso, hablen con los profesores y que, en última instancia, se defiendan solas. ¿Qué hay de burdo en eso?

    By Blogger Wonka, at 1/08/2007 7:05 a. m.  

  • Cada vez que haces ésto convocas a lo peorcito de tu público. No sé si tú lo ve así. Seguramente no.

    By Anonymous Anónimo, at 1/08/2007 3:50 p. m.  

  • Ay, Wonka, Wonka... Te ha podido el derechismo. Es obvio que hay una cuarta salida: Perikito no tiene culpa alguna; ni sus padres ni nadie concreto. Es la sociedad. Se cambia la sociedad (para eso la educación para la ciudadanía) y todo irá de maravilla en el futuro. Wishful thinking se llama.
    Pero basta que alguien critique el wishful thinking de la pedagogía al uso para que salten los de siempre, el enemigo que se ha cargado la eduación (y que, nadie se engañe, está dentro del sistema), hablándote de simplificaciones y de lo elemental que te pones cuando aplicas el sentido común a la educación. Lo que funciona es el wishful thinking, por favor.
    Post-data. A mi me intentó amargar la vida un bully de estos, ya hace muchos años. Afortunadamente yo iba a los escolapios, que tenían la mano muy larga, y los "curas" defendían a los alumnos del matón. Sus padres negaron siempre toda evidencia. Al final acabó expulsado. Hoy está en la cárcel por homicidio. Y él era niño de familia de clase media, por cierto, nada de problema social.

    By Anonymous Anónimo, at 1/08/2007 4:14 p. m.  

  • No creo que pueda añadir nada a la respuesta de Wonka de 1/08/2007 7:05 AM, pero por si acaso os queda alguna duda a los progres de como estan las cosas en este pais:

    Villaconejos

    http://www.20minutos.es/noticia/187342/0/turba/Villaconejos/delicuente/paginas_blancas

    Tal y como vamos, cualquier dia una de estas va a acabar en un linchamiento con alguno colgando de un arbol, y ese dia os va a dar un aneurisma de indignacion progre.

    Pero si no quereis que pase eso, las cosas estan muy claritas, si la gente se quiere portar bien por las buenas, gracias al dialogo la negociacion, el talante y el talento, estupendo. Pero si alguien no se comporta por la buenas, se tiene que comportar por las malas, y sino por las muy malas, pero se va a comportar.

    Pero lo que no puede ser es que respetar a los demas sea opcional, y que empezando por matones de patio hasta los peores criminales, reine la impunidad y todo se fie a que algun dia igual al que abusa le de la gana portarse bien.

    By Anonymous CharlesCalthrop, at 1/08/2007 9:05 p. m.  

  • Querido Wonka, ando especialmente agobiada de tiempo y, sinceramente, no sabes cuánto me disgusta no poder contestarte con mayor detalle. Me parece que malinterpretas y simplificas deliberadamente el uso que hago del término "burdo", dado que no me refería a ninguna "respuesta" específica ante una agresión a tus hijas o a cualquiera -y estoy segura de que eres tan inteligente como para saberlo sin que yo te lo explique, sólo que a veces también eres un poco filibustero y eliges voluntariamente la más simplona de las interpretaciones posibles. Y como a ésto de la internet siempre le falta el tono y el sentimiento, por favor, recibe este comentario previo de la manera más dulce posible. Sigue pareciéndome burdo plantear que la autoridad y las reglas son la solución. Incluso me parece increíble que lo creas así, y si me equivoco creo que necesitaría una explicación más extensa de lo que permite este espacio para entender hasta que límites crees que podrían o deberían llegar la autoridad y las reglas en las escuelas si prescindimos o restamos importancia y valor a la eduación para el dialogo y la negociación, la cual en mi opinión debería consistir, en el caso de los agredidos, aprender a desarrollar respuestas eficaces de defensa (no violentas) y en el caso de los agresores a aprender a canalizar sus carencias y sus conflictos personales evitando conductas agresivas. Pero es posible que con las prisas no esté ni mínimamente lúcida en mi explicación y sigamos sin entendernos en este punto.


    Un dato: yo adopté a uno de esos conflictivos hace 6 años y es cierto que nuestro proceso de dialogo y negociación ha sido largo y durísimo (para ambos) -y solitario, por la falta de colaboración educativa ya que primaban siempre otras materias más profundas claro -pero aquí estamos tan ricamente y sin conflictos. Poco a poco ha empezado a estar en paz con el mundo. Por suerte para todos.

    Un saludo
    Isabel

    (Y me pregunto para que estaré yo dando tanto detalle personal...Pero bueno. Dicho está)

    By Anonymous Anónimo, at 1/08/2007 11:24 p. m.  

  • Anónimo, evidentemente, si ese fue tu caso, el susodicho era un "problema social". Qué tendrá que ver ser de clase media con ser o no un problema social. Por otra parte, parece que la eficacia de la "mano larga" de los escolapios tuvo ciertas limitaciones, porque frenaron sus ganas de "amargarte la vida" pero no pudieron con su propensión al homicidio. Entendiendo la dificultad, yo hasta optaría por incorporar otras alternativas.

    By Anonymous Anónimo, at 1/08/2007 11:43 p. m.  

  • Isabel,

    Yo tomo tus comentarios de la manera más dulce, pero lo de "filibustero" suena... :-)

    Creo que sigo sin explicarme bien. En ningún caso he dicho que la conversación y la persuasión no valgan--todo lo contrario. Es el punto de partida y el medio habitual de resolver problemas. Pero, en una institución escolar, esa conversación ha de producirse en el marco de unas reglas relativamente claras y sabiendo que, en última instancia, y a falta de otras soluciones "pacíficas", hay una autoridad, de nuevo clara, que puede imponer (sí, imponer) una solución.

    Yo no he hablado de alumnos conflictivos, sino del caso específico de un matón que no atiende a razones. Mi opinión sobre la mayoría de los alumnos conflictivos es otra y tiene que ver con la obligatoriedad de la enseñanza y la excesiva uniformidad de centros y planes de estudio, pero eso es otro tema. Y, por supuesto, no es lo mismo una escuela que una familia; y no es lo mismo una profesora que una madre, aunque sea adoptiva.

    Otro saludo, "filibustera"...,

    Wonka

    By Blogger Wonka, at 1/09/2007 7:54 a. m.  

  • Yo no creo que tenga nada de malo enseñar resolución pacífica de conflictos. Es una habilidad muy valiosa en la vida. Para el problema es que:

    1) Lo planteen como una novedad. ¿Qué hacían hasta ahora los profesores? ¿Invitar a que los alumnos resolvieran a leches sus problemas? Está claro que no, que siempre han enseñado a negociar, pero lo han hecho dentro del curso normal de las clases.

    2) Lo vendan como el único modo de resolver conflictos. La asertividad y la negociación están muy bien entre personas que estén dispuestas a jugar a este juego. Cuando no es así, hace falta o bien autoridad y reglas claras o bien defensa quizá no tan pacífica.

    3) Es terrible que caigamos en la negociación ante la violación de derechos básicos de las personas. Pegan a un chaval todos los días en el recreo y hacemos que éste se reuna con sus agresores para ver si solucionan las cosas, como si tuviera algo que cambiar. ¿No suena aberrante? Pues es lo que en muchos centros se hace ahora. A veces planteamos la negociación desde una debilitación de quienes son los buenos y quienes los malos de la película.

    Cree que hay quienes han leído en esta entrada de Wonka algo que él no quería decir. (Pienso especialmente en el primer comentario).

    Saludos.

    By Blogger Topo Universitario, at 1/09/2007 10:22 a. m.  

  • Bueno, básicamente es cierto que no has dicho que la conversación y la persuasión no valgan (puntualizo que tengo un cierto problema en asumir cómo se van alterando ligeramente los términos, porque al principio hablábamos de "dialogo y negociación" y ahora vamos por "conversación y persuasión", lo cual introduce, en mi opinión, nuevas connotaciones, pero esto debe ser un defecto mío por estudiar filosofía PURA!!!!- Por otra parte, desde un planteamiento educativo, que siempre debe ser a largo plazo, tampoco estoy estrictamente de acuerdo en el planteamiento de que constituyan el medio habitual de "resolver" problemas, sino más bien en el de que son la mejor herramienta para la "prevención" (no digo que no sea cierto lo que dices, digo que no me parece el enfoque correcto para plantearlo porque hablamos del ámbito educativo y no del judicial). A pesar de que admito la inevitable necesidad de una autoridad (lo de "clara", lo dejo... que sería como abrir una puerta a otro universo)sospecho que seguimos en desacuerdo en cuanto a la carga que tu le das a esa palabra y la que le doy yo. Y diría que es así porque para mi la eduación en términos sociales debe estar orientada a la "prevención" de conflictos y tu, sin embargo, tengo la impresión de que la enfocas como un entrenamiento para la "resolución" de conflictos. Mi impresión es que ésta es la clave fundamental para explicar por qué tu le das mayor peso a la autoridad y las reglas y yo a la formación en el diálogo y la negocicación, aunque ninguno de los dos dejemos de entender la necesidad de una cosa y otra.

    Por otra parte, de acuerdo en cuanto a la excesiva uniformidad de centros y planes de estudio y en desacuerdo respecto a la obligatoriedad de la enseñanza hasta los 16 años, pero tienes razón en que esto es otro tema. Lo de que una escuela no es una familia, en un sentido amplio, lo discutiría, o al menos discutiría si debería serlo ( pero volvemos a mis patologías filosóficas). Lo de "aunque sea adoptiva", me suena raro, a lo mejor porque aunque he tenido otros hijos biológicos, siempre digo que el adoptivo fue el más duro, con mucho, de mis partos. A propósito, era matón al mejor estilo "Terminator", pero es que le he cogido cariño... de ahí lo de "conflictivo".

    Uff, si que es verdad... que filibustera me estoy poniendo. Qué horas. Me voy que me despiden.

    Un abrazo
    Isabel

    By Anonymous Anónimo, at 1/09/2007 11:37 a. m.  

  • Poor favor, a estas alturas de los comentarios, necesitaría ya, ya, ya, que los defensores de la autoridad y las reglas me explicaran algunos ejemplos concretos de qué, cómo, cuándo aplicarlas para saber exactamente de qué están hablando.

    Como comentario al comentario anterior:

    1. Es una novedad.
    2. Es el único modo de resolver conflictos. Lo demás son medidas para cuando no se resuelven los conflictos.
    3. Negociación no es rendición. Donde se aplique así, se está haciendo de manera injusta y humillante. Yo he presenciado casos en los que no ha sido así, sino que al agresor se le ha obligado a enfrentarse cara a cara con el agredido y pedir perdón

    By Anonymous Anónimo, at 1/09/2007 11:48 a. m.  

  • Último anónimo. Tú mismo estás dando un ejemplo de una autoridad que funciona, y de reglas claras: "al agresor se le ha obligado a enfrentarse cara a cara con el agredido y pedir perdón". La regla clara permite identificar quién es el agresor y quién es el agredido, not bad. Al agresor se le obliga, es decir, una autoridad le obliga a dos cosas (enfrentarse cara a cara al agredido, pedirle perdón), porque puede hacerlo, porque es su competencia y la ejerce sin mayores problemas.

    Y otra cosa: cuando uno agrede a otro sin razón (es decir, si no es en defensa propia, respondiendo a una agresión previa), yo no llamo a esto conflicto, sino agresión.

    By Blogger Wonka, at 1/09/2007 12:02 p. m.  

  • Wonka, no se diseñan programas de estudios pensando en "el caso específico de un matón que no atiende a razones", ni creo que deba de hacerse, por lo que tu ejemplo para introducir la discusión sobre si la materia en cuestión es importante o no me parece inapropiado.

    By Anonymous Anónimo, at 1/09/2007 12:04 p. m.  

  • Entonces de acuerdo con tu aclaración de conceptos digo que para evitar "conflictos" apliquemos clases de negociación y diálogo y para resolver "agresiones" apliquemos autoridad y reglas justas.

    By Anonymous Anónimo, at 1/09/2007 12:16 p. m.  

  • Seguiremos buscando un hombre...
    (o mujer, sí, o mujer...)
    aun cuando la vela ya no ilumine.
    No es cuestión de conflicto. Ni agresión. Es cosa del espacio reducido en el que nos movemos las manadas: como pollos en la fábrica o vacas en mcdonalds. Las condiciones, inevitables o no, son condicionantes.

    Aun falta lo mejor. Si se ve ya en todas partes... Aquí mismo, escribe el buen socioblogo, y ladramos todos los perros de los alrededores. Si ya lo vemos venir: es la Revolución del Bullyng!

    Euskalbaba.

    By Anonymous Anónimo, at 1/19/2007 1:56 a. m.  

  • Hola, Wonka. Había creído yo entrever que además de bullying se hablaba aquí entre líneas de la negociación con terroristas, y puse un post (ver enlace) al no poder poner comentario, pero ya veo por tu respuesta que no era tu intención aludir a ese tema. En cualquier caso ahí queda la analogía "Eta = Perikito el Matón", para quien quiera hacer una lectura alegórica o analógica de estos fenómenos. ¡Un saludo!

    By Anonymous JoseAngel, at 2/10/2007 12:30 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home