WonkaPistas

4.8.09

Varias maneras de medir el paro en España

Recientemente, cuando aparecen nuevas cifras sobre el desempleo en España, como hoy, suelen confrontarse diversas medidas de dicho fenómeno, generalmente a beneficio del argumento que quien las maneja quiere hacer. Publicadas en España hay al menos tres.

1. Las cifras de paro que mide la Encuesta de Población Activa (EPA).

2. Las cifras de paro registrado elaboradas por el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE), del Ministerio de Trabajo.

3. Las cifras de Demandantes de Empleo No Ocupados (DENOS), que también publica el susodicho Servicio Público de Empleo Estatal.

Según la EPA en su versión actual,

Se considerarán paradas a todas las personas de 16 o más años que reúnan simultáneamente las siguientes condiciones:

-sin trabajo, es decir, que no hayan tenido un empleo por cuenta ajena ni por cuenta propia durante la semana de referencia.

-en busca de trabajo, es decir, que hayan tomado medidas concretas para buscar un trabajo por cuenta ajena o hayan hecho gestiones para establecerse por su cuenta durante el mes precedente.

-disponibles para trabajar, es decir, en condiciones de comenzar a hacerlo en un plazo de dos semanas a partir del domingo de la semana de referencia.

También se consideran paradas las personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado sin trabajo, disponibles para trabajar y que no buscan empleo porque ya han encontrado uno al que se incorporarán dentro de los tres meses posteriores a la semana de referencia. Por lo tanto, en este caso no se exige el criterio de búsqueda efectiva de empleo.

Las personas ausentes del trabajo a consecuencia de una suspensión por regulación que no sean consideradas ocupadas, esto es aquellas cuyo empleador les paga menos del 50 por ciento de su sueldo y que van a reincorporarse a su empleo después de pasados tres meses, son paradas si han buscado trabajo y están disponibles para desempeñarlo.

Para el SPEE, el concepto principal es el de demandante de empleo:


Demandantes son los trabajadores que se inscriben en los servicios públicos de empleo para la búsqueda de un empleo o mejorar el que ya poseen (intermediación laboral), para recibir otros servicios ajenos al empleo (orientación para el autoempleo, formación ocupacional,….) o por la obligatoriedad de inscribirse para percibir una prestación contributiva o un subsidio.

Obviamente, no todos los demandantes de empleo son parados. Para obtener la cifra de paro registrado hay que detraer al número de demandantes las cifras que representan determinados colectivos.

Los demandantes de empleo con disponibilidad limitada. Esta categoría parece incluir, primero, a los demandantes que no tienen disponibilidad para trabajar (solicitan servicios ajenos al empleo, solicitan autoempleo, demandantes con demanda suspendida sin intermediación), segundo, a los que tienen una baja disponibilidad (demandas suspendidas con intermediación, jubilados, pensionistas), y, tercero, a los demandan empleos específicos (de trabajo sólo a domicilio, de teletrabajo, de trabajo únicamente en el extranjero, emigrantes con voluntad de regreso, de trabajo sólo fuera de su comunidad de residencia...).

Los demandantes de empleo ocupados. Esta categoría agrupa a distintos colectivos de trabajadores que tienen trabajo pero demandan un empleo: perceptores de prestaciones adscritos en trabajos de colaboración social, trabajadores con expedientes de regulación de empleo, trabajadores fijos discontinuos, y afiliados a la Seguridad Social en los regímenes generales o autónomos.

Otros demandantes de empleo no ocupados. Están, por una parte, los trabajadores eventuales agrarios subsidiados (o TEASS) y, por otra, una mezcolanza que incluye: los que piden un trabajo que dure menos de tres meses (empleo coyuntural), los que demandan una jornada inferior a 20 horas semanales (a tiempo parcial), los estudiantes menores de 25 años o que demandan primer empleo si tienen más de 25 años, y los demandantes de servicios previos al empleo.


Los demandantes de empleo no recogidos en las agrupaciones anteriores representan el paro registrado. La suma de demandantes con disponibilidad limitada y los otros demandantes de empleo no ocupados es la categoría de DENOS.

Como saben, los datos de la EPA son trimestrales, mientras que los de paro registrado y DENOS se publican cada mes. Para compararlos, he usado medias trimestrales para las dos últimas medidas.


Vean en el gráfico siguiente los datos desde 1996 (año en que comienza la serie homogénea de paro registrado) hasta el segundo trimestre de 2009. Tengan en cuenta que en la serie de EPA hay dos rupturas significativas, una en 2001 y otra en 2005. Y tengan en cuenta, también, que una parte de los datos de DENOS (2001 hasta abril de 2005, creo) son reestimaciones efectuadas a posteriori. Ya saben, hagan click en el gráfico para ampliarlo.





Como se ve, las tres medidas siguen una evolución parecida, pero no idéntica. El paro EPA comienza siendo claramente superior al paro registrado, hasta que cambia el criterio EPA en 2001 y se sitúan ambos en niveles muy parecidos. Con el nuevo cambio de crierio EPA en 2005, las cifras de paro EPA son inferiores a las de paro registrado, salvo con la crisis actual, en la que, sin cambio de criterio alguno, el paro EPA vuelve a ser claramente superior al registrado. No pregunten por qué.

Por su parte, la cifra de DENOS es casi paralela a la de paro registrado, aunque, obviamente, como incluye más colectivos, es superior, en unas 400.000 personas en los años en que coinciden ambas series. En el último trimestre (2º de 2009), la cifra de paro EPA (4.137.500) es más parecida a la de DENOS (4.073.620) que a la de paro registrado (3.609.969), pero parece ser mera coincidencia, pues en trimestres anteriores ocurría lo contrario.

El dato internacionalmente comparable es, como saben, el de la EPA, aun con los cambios de criterio que hemos visto. Los otros dos nos dan una pista algo más coyuntural (mensual). El panorama que dibujan los tres es, en trazo no muy fino, similar, aunque hay cambios bruscos en la relación entre EPA y los otros dos que habrán de explicar los especialistas en mercado de trabajo español.

Etiquetas: , , ,

8 Comments:

  • No suelo comentarte, pero te leo. Estos posts, sencillos y claros, me encantan. Un abrazo, Lady Godiva

    By Blogger Mary White, at 8/05/2009 11:15 a. m.  

  • "Con el nuevo cambio de crierio EPA en 2005, las cifras de paro EPA son inferiores a las de paro registrado, salvo con la crisis actual, en la que, sin cambio de criterio alguno, el paro EPA vuelve a ser claramente superior al registrado. No pregunten por qué."
    Porque al ser una encuesta, tenemos posibilidad de mentir o exagerar. Y, tal como están las cosas, tendemos a decir que sí, que claro que estamos buscando empleo, aunque realmente ni no hemos apuntado al INEM.
    Lo he puesto como si fuese LA expliacación, pero es sólo una teoría, claro :)

    By Anonymous Anónimo, at 8/05/2009 12:34 p. m.  

  • A raiz de un articulo hoy de El pais http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Muchos/presos/pocos/delitos/elpepusoc/20090805elpepisoc_1/Tes, me pregunto si no pasara algo similar con los delitos. ¿Confirman las encuestas de victimización (si las hay) la teoria de que España es uno de los países mas seguros de la UE?
    Rosie

    By Anonymous Anónimo, at 8/05/2009 4:27 p. m.  

  • Gracias, Mary White.

    Anónimo: podría ser, pero ¿por qué vamos a exagerar ahora más que, digamos, en 2006?

    Rosie: muy interesante; no tengo las cifras comparadas a mano, pero las miraré. Gracias.

    By Blogger Wonka, at 8/05/2009 4:36 p. m.  

  • "Anónimo: podría ser, pero ¿por qué vamos a exagerar ahora más que, digamos, en 2006?"
    Hombre, porque ahora "está de moda", es un "tópico", se presupone que todos estamos mal de dinero pero estamos intentando salir como podamos. Quedaría mal que, con el grave problema de desempleo que hay, alguien dijese "no, no tengo trabajo, pero tampoco lo quiero". Algo presuntuoso (exagerando un poco...)

    By Anonymous Anónimo, at 8/05/2009 5:37 p. m.  

  • Anónimo: de nuevo, podría ser. Nunca había pensado en que la gente contestase algunas preguntas en estos términos, pero no digo que sea así para algunos.

    By Blogger Wonka, at 8/05/2009 5:51 p. m.  

  • Hombre, yo tendería a explicar el último cambio de signo en la relación entre el paro EPA y el paro registrado de forma totalmente opuesta a la de anónimo.

    El paro EPA mantiene una definición y metodología de estimación constante desde 2005 y por lo tanto es más fiable. Es verdad que al ser una encuesta hay un cierto elemento subjetivo, pero las definiciones están bastante claras y el formulario de la encuesta es lo suficientemente detallado como para darme a mi por lo menos un buen grado de confianza en la objetividad de la estimación.

    El paro registrado es otra cosa. Qué proporción de los emigrantes que están perdiendo empleo no entienden lo que es el INEM o no tienen incentivos para apuntarse? Viendo las colas en las oficinas del INEM, quién nos dice que (con su horario burocrático tan limitado él) no dan abasto y simplemente no pueden registrar a más personas. Por último, me parece a mí que estos datos son los que están más a merced de los caprichos de los políticos.

    Así que yo me quedo con la EPA.

    By Blogger bsanchez, at 8/06/2009 7:20 p. m.  

  • Estimados amigos:

    Quisiera aportar mi granito de arena a esta entrada. Trabajo desde hace 20 años en una oficina de empleo y puedo aclarar bastantes conceptos que se prestan a confusión.

    En primer lugar, que los datos de "desempleados inscritos" y el de "paro registrado", ambos aportados por el INEM, no tienen ningún valor real. Nadie los tiene en cuenta..., ni siquiera en el propio INEM. Por que, por un lado, están muy sesgados y manipulados (se excluyen varios "colectivos" que no interesa contabilizar políticamente, ejem, ya me entendéis), y por otro, porque el hecho de acudir a una oficina de empleo a "apuntarse" ya no significa absolutamente nada-nada-nada. La gente se inscribe como el que echa un cupón de descuento en el hipermercado, no hay ninguna relación entre la intención directa y veraz de "querer trabajar" y el hecho de que el INEM te vaya a proporcionar un trabajo, por la sencilla razón de que los organismos públicos ya no colocan ni con porros. Es una institución pública totalmente inútil..., mal que me pese tener que reconocerlo. El estado, en materia de desempleo, únicamente sirve para pagar las prestaciones, todo el mundo va a "cobrar" (o a intentarlo), nunca a esperar que le encuentren trabajo. De ahí el desfase atroz e incoherente entre el número de "perceptores" (gente que cobra) y el de personas que realmente mantienen su demanda de alta. Si por ellos fuera, por no ir, la inmensa mayoría de los que cobran (no hablemos ya de los que no lo hacen) ni se acordaría de sellar la demanda cada tres meses..., y si ahora lo hacen es por la sencilla razón de que si se te olvida te sancionan con un mes de penalización de la prestación.

    Por otro lado, tenemos la EPA. Es una encuesta..., pero es más fiable. Podemos creer que la gente no miente sobre su situación real (trabajando o en paro), pero hemos de tener en cuenta que en España hay una bolsa importantísimo de personas que viven en la economía sumergida, que no cotizan, que no tienen contrato, que trabajan pero no constan como "población activa", etc. Por mi experiencia personal, calculo que en torno al 20 % de la población española se encuentra en esa situación, lo que suma muchos millones de personas: autónomos encubiertos, chapuzas a tiempo completo, familiares directos de los autónomos y pequeños empresarios, extranjeros sin papeles, mujeres como empleadas del hogar, infinitud de trabajadores del campo imposibles de controlar y "sujetar" laboral y fiscalmente, etc. El colectivo es amplísimo, porque de otra cosa no podrémos presumir en España, pero de picaresca e imaginación para buscarnos la vida nos sobra como para exportar. Esas personas, qué contestan en la encuesta de la EPA..., si es que les preguntan, porque hablamos de una herramienta estadística también muy "curiosa", que nunca se acerca a estas personas..., sencillamente porque son socialmente "invisibles".

    Dadas estas premisas, intentar conocer oficialmente y de forma cierta (o muy aproximada) cuántos españoles hay ahora mismo que no tienen trabajo (el que se computa porque hay un contrato y se cotiza) es materialmente imposible. De ahí que todas las informaciones (oficiales) que se den son sencillamente increíbles, porque no tienen ningún fundamento científico y la percepción ciudadana va a estar siempre oscilando entre los dos extremos: la de que hay muchos más de los que deben y la de que no están todos los que son.

    By Anonymous Anónimo, at 9/05/2009 8:22 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home