WonkaPistas

4.9.09

Cuestión de confianza (económica)

Una parte de la discusión económica actual en España tiene que ver con las expectativas de evolución de la situación económica. Como es de esperar, el gobierno insiste en resaltar los datos de la realidad económica que, aparentemente, apuntan a cambios de tendencia, y los críticos se encargan de insistir en los niveles todavía muy bajos de esos indicadores. Del mismo modo, el gobierno se agarra como a un clavo ardiendo a los datos de opinión que reflejan un cambio de tendencia (hacia la mejora) en las expectativas de evolución de la economía personal y la española en general.

En esto último, en lo de las expectativas de la gente, el gobierno lleva las de ganar, aunque sólo sea porque el juicio sobre la situación económica y esas expectativas empeoraron tanto que éra casi imposible que empeorasen más, al menos tal como se miden en las encuestas.

Repaso a continuación con detalle algunos de esos indicadores, relativos a la confianza de los consumidores (esto es, del público en general). Uso los publicados por la Comisión Europea, pues se les suele atender poco en España. Los gráficos que siguen están elaborados con datos públicos procedentes de esta página (1).

Comencemos por el indicador compuesto de confianza del consumidor que publica la DG Finance de la Comisión Europea. Recordemos que está basado en cuatro preguntas relativas a la evolución económica futura y no la pasada, cuyo detalle veremos más adelante.


Es bastante claro que la confianza de los consumidores, así medida, está mejorando, tanto en el conjunto de la Unión Europea como en España, partiendo de niveles "históricamente" muy bajos en ambos casos, sobre todo en el español. Para España, el indicador habría vuelto a los niveles de marzo de 2008, un momento en el que ya estaba cayendo este índice.

Más interesante que ese indicador agregado puede ser fijarse en los indicadores individuales que los componen y otras preguntas no incluidas en el indicador de confianza. Los vemos para el caso español.


Veamos primero las relativas a la situación financiera del hogar.

Como se ve el juicio sobre la situación financiera del último año apenas remonta, siguiendo en niveles bajísimos, pero las expectativas de evolución mejoran rápidamente. Realmente, las expectativas habían caído mucho, a mínimos históricos, muy por debajo de los de la crisis de 1993.

En segundo lugar, el juicio sobre la situación económica general en España.


Casi podemos repetir el comentario anterior, por lo que no lo haré :-)
De los anteriores indicadores, intervienen en la conformación del indicador de confianza los de expectativas de evolución de la situación del hogar y de España, no los de la situación pasada. A continuación vemos otro indicador que no se considera en ese índice, ni en su versión "hacia el pasado" ni en su versión "futura". Me refiero a la percepción del comportamiento de los precios al consumo.

La evolución del indicador tiene toda la pinta de reflejar las noticias sobre el IPC que se van produciendo mes a mes, aunque no lo he comprobado. Fíjense que, en tiempos recientes, empieza a desplomarse (es decir, cada vez más gente empieza a decir que los precios no subirán), justo cuando empieza a desplomarse el IPC en España, esto es, en el último trimestre de 2008. O quizá es que, efectivamente, las gentes empezaron a sentir en sus compras cotidianas esa caída de precios. Quien sabe. Que se muevan tan en paralelo me hace pensar que la previsión futura depende muchísimo de la situación actual o pasada, y no sirve demasiado para atisbar lo que va a ocurrir con los precios.

Cuarto, algo parecido pasa en el caso de la previsión de la evolución del paro en un año.

Da la impresión de que los entrevistados contestan según las noticias más recientes de evolución del paro. Lo que está claro es que las expectativas, aun siendo negativas, no lo son tanto como hace ocho meses. Este indicador sí se usa en el indicador compuesto.

En quinto lugar, veamos otras preguntas que no se usan en el indicador compuesto, relativas a la predisposición a efectuar compras llamadas mayores, como aparatos eléctricos o electrónicos, muebles...


Por lo pronto, observamos que los que decían que no era el momento adecuado para ese tipo de compras acabaron superando en mucho a los que sí lo creían hacia noviembre de 2008, aunque desde entonces las fuerzas se han reequilibrado bastante a favor de los segundos. Por su parte, la predisposición a gastar más en ese tipo de compras el año que viene también cayó a mínimos, pero la recuperación ulterior ha sido pequeña, lo que sugiere que se mantendrá la moderación del gasto familiar.

Por último, veamos las opiniones sobre el ahorro. Al respecto, contamos con tres preguntas. La primera se refiere a si el momento actual es bueno o malo para ahorrar.



No sé si hay alguna ruptura de la serie a finales de 2001, pero, si no la hay, está claro que, desde entonces, las opiniones contrarias a (muy mal momento, no buen momento para ahorrar) han tendido a superar a las favorables (muy buen momento, bastante buen momento para ahorrar), llegando el indicador a unos niveles mínimos hacia junio de 2008. Después, da la impresión de que la gente ha optado por apretarse el cinturón, recuperando este indicador los niveles de seis años atrás en mayo de 2009. Desde entonces, sin embargo, ha vuelto a caer, y bastante. Quizá por la notable caída de los tipos de interés en los últimos meses.
La segunda se refiere a las expectativas de ahorro el próximo año, otro de los subindicadores del índice de confianza del consumidor.


El balance entre los que estimaban como probable ahorrar en los 12 meses siguientes y los que lo estimaban no probable empezó a desplomarse desde octubre de 2007, más o menos la fecha en que experimentó la penúltima caída el indicador de ahorro ya visto. El indicador cayó a sus mínimos históricos, volviendo a recuperarse hacia la primavera de este año, y situándose en la actualidad en niveles similares a los del verano de 2007.

La última pregunta se refiere a la situación financiera del hogar en la actualidad. El indicador refleja el balance entre quienes dicen ahorrar (mucho o poco) y los que están "desahorrando" o incurriendo en deudas.


Como se ve ese balance empeoró muchísimo a partir de mayo/junio de 2008, llegándose a mínimos, casi históricos, a comienzos del año 2009. Desde entonces se observa una tímida recuperación.
En general, da la impresión de que los indicadores sobre la situación actual o pasada siguen en niveles bastante negativos, aun habiendo mejorado algo desde los mínimos. Por contra, las preguntas sobre lo que se espera (¿desea?) del futuro reflejan una recuperación bastante mayor. Como les decía al principio, los unos y los otros políticos insistirán en unos u otros indicadores según les sirvan. Aquí, en Wonkapistas, se los ofrecemos todos para que ustedes se hagan su propia composición de lugar.

__________
(1) La construcción de los indicadores la cuentan aquí.

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

  • Puede ser que ya se haya comentado en este blog,, aun así, me gustaria decirle al autor, que su blog ha sido mencionado en la revista de informatica Computer Hoy número 285 en el artículo ¿Mienten todos? Las webs que les sacan los colores a la prensa seria.

    En el artículo en cuestión, se realiza un análisis de 8 webs desde la que se contrasta la información que se publica en los medios de comunicación. En el apartado referente a esta web, se subtitula como "Explorando la realidad", y sale una captura de pantalla de la entrada anterior "Varias maneras de medir el paro en España", facilitando un link a la web.


    Enhorabuena, y saludos.
    josé c. amorós

    By Blogger José Amorós, at 9/07/2009 11:47 a. m.  

  • José,

    No lo sabía. Muchas gracias por la información. Un saludo.

    By Blogger Wonka, at 9/07/2009 11:54 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home