WonkaPistas

11.7.05

Formación de parejas por internet

A través de Mahalanobis, he dado con este llamativo estudio sobre la formación de parejas a través de un servicio de "online dating". Gracias a una detallada base de datos (que incluye fotos de los suscritos al servicio), los autores han llegado a interesantes, aunque previsibles la mayoría, conclusiones sobre la influencia de las catacterísticas individuales en la formación de parejas.

Algunas de ellas (referidas a parejas heterosexuales) son éstas:

–la probabilidad de enviar un primer e-mail de contacto como respuesta a un perfil (de usuario) aumenta con el atractivo de la foto incluida en ese perfil (el atractivo se mide utilizando los juicios de distintos "jueces", que, por otra parte, suelen correlacionar bastante entre sí);

–los varones suelen responder bastante más que las mujeres a los e-mails de toma de contacto; tanto los varones como las mujeres más atractivos son más selectivos, y responden con menos frecuencia a los e-mails de toma de contacto que los menos atractivos;

–los perfiles de las mujeres son más visitados que los de los varones y ellas reciben muchos más e-mails de toma de contacto, así como e-mail que contienen números de teléfono; de manera que si los varones reciben una media de 2,6 e-mails de toma de contacto, la media de las mujeres es de 12,6;

–los varones que indican en sus perfiles una preferencia por una relación "less than serious" o por "casual sex" reciben menos e-mails de toma de contacto que los que afirman estar dispuestos a comenzar una relación de larga duración;

–las mujeres prefieren hombres más altos que ellas;

–el Índice de Masa Corporal (IMC) "ideal" para los varones es 27, esto es, según las definiciones estándar, con un poco de sobrepeso; mientras que el ideal para las mujeres es de 17, es decir, algo más delgadas de lo deseable, con una figura de modelo;

–los pelirrojos se ven ligeramente penalizados; las rubias, ligeramente beneficiadas;

–los ingresos personales se relacionan claramente con el éxito de los varones; no así (o casi no) el de las mujeres;

–niveles superiores de educación mejoran algo el éxito de los varones, no el de las mujeres;

–las preferencias por una pareja del mismo grupo racial son claramente mayores en las mujeres.

Casi nada que no supiéramos, pero, a los que nos gusta ver nuestras observaciones parciales sustentadas por (un mínimo de) evidencia empírica, nos llama la atención este tipo de estudios.