WonkaPistas

4.7.05

Más sobre indicadores de religiosidad (gráficos curiosos IX)

La anotación sobre los "nacidos de madre no casada" despertó una animada discusión. Uno de los elementos contenciosos se refería a usar la evolución de dicho indicador como pista de aproximacion o alejamiento al magisterio moral de la Iglesia en España. A falta de buenas estadísticas religiosas, los sociólogos nos tenemos que apañar con medidas indirectas y para mi esa es tan buena como otra cualquiera.

Desde el punto de vista de la Iglesia, en tanto organización y en tanto que pretende influir en la moralidad de sus fieles (y los que no lo son), yo diría que el óptimo es que los padres sean católicos practicantes y como tales se casen y, posteriormente, bauticen a sus hijos y les eduquen cristianamente. Su segunda preferencia sería la de padres católicos, no muy practicantes, pero que se casan por la Iglesia y, normalmente, bautizan a sus hijos, aunque descuiden algo su educación cristiana. Creo que es más fácil recuperar para la religión a esos padres y a sus hijos que si los primeros no se hubieran casado por la Iglesia ni los segundos estuvieran bautizados. De todo hay, pero ahora estamos hablando de términos medios. En las estadísticas, esos padres, los practicantes y los no (o no muy) practicantes, no se distinguen.

La tercera preferencia, no tanto desde el punto de vista de mantener el tamaño de su feligresía o hacerla crecer, sino desde el punto de vista de salvaguardar los mínimos deseables de vida familiar, sería la de aquellos (heterosexuales, claro) que se casan por lo civil, en principio, con una expectativa de unión a largo plazo.

La última preferencia sería la más desordenada desde el punto de vista de la Iglesia, la de quienes simplemente se van a vivir juntos (parejas de hecho) y tienen sus hijos sin regularizar ni sacramentar su unión.

Algunos dirán que a la Iglesia le da igual el que se casen por lo civil o el que no se casen. Yo pienso que no. No tengo ni idea de cómo es esto doctrinalmente, pero imagino que, en la práctica, se acerca más al modelo ideal de familia que puede tener la Iglesia un matrimonio civil que un mero "arrejuntamiento". De nuevo, no estoy hablando de casos particulares, sino de términos medios.

También hay parejas de hecho y parejas de hecho. No hablo de las que son preludio de matrimonio (generalmente civil), que las hay, y muchas, sino de las que no están pensadas como un paso previo. Algunas de éstas, vistas desde fuera, se distinguen bien poco de un matrimonio (civil, pues está clara la ausencia de símbolos y ritos religiosos). Otras parecen menos un proyecto de vida en común que un apaño temporal, para salir del paso, o para pasar de una sima profunda a un mero hoyo profundo. De nuevo, desde el punto de vista de la moralidad que espera la Iglesia de sus fieles, el primer tipo de parejas estaría más cerca de la vida buena, y más lejos el segundo.

Estadísticamente, tampoco podemos distinguir a ambos tipos de pareja (aunque yo tengo un truqui que les comentaré un día de éstos). Los hijos que les nacen a las parejas de hecho formarían, junto con los de las madres solteras no emparejadas, el grueso de los de madre "no casada" (aunque entre éstos también estarían los hijos de separadas cuyo padre no es el marido). Por eso, yo uso este indicador como "proxy" para observar la evolución de parejas de hecho.

Entonces, para mí, la gradación de alejamiento de la prédica moral de la Iglesia iría así, de menos a más: matrimonios católicos "practicantes", matrimonios católicos "no practicantes", matrimonios civiles, parejas de hecho "ordenadas" y parejas de hecho "poco ordenadas". Y así, en una sociedad como la española, en la que las costumbres se van alejando poco a poco de la vida buena tal como la ve la Iglesia, iría aumentando el número de matrimonios civiles y parejas de hecho (además del número de matrimonios católicos "no practicantes"). Por eso el otro día me extrañaba de esos párrocos que dicen los latinoamericanos se están acercando a la Iglesia en España, pues (a falta de confirmarlo plenamente) proporciones amplísimas de ellos están prescindiendo del matrimonio para formar sus familias.

Una ilustración de esta discusión la tienen en el gráfico siguiente (pueden ampliarlo haciendo click en él).

Las marcas que se agrupan, tan modosas y obedientes ellas, cerca de la recta de regresión son las provincias españolas. Que se agrupen así, en una recta ascendente quiere decir que a medida que aumenta el porcentaje de matrimonios católicos sobre el total, aumenta, a su vez, el porcentaje de hijos de madre casada sobre el total. Lo primero es un indicador relativamente directo (pues mide el número de quienes optan por aquel sacramento) de la religiosidad católica en cada provincia. Lo segundo sería el indicador indirecto que a mí me gusta usar a falta de otros (por ejemplo, aquí). Obviamente, no miden exactamente el mismo fenómeno (si lo hicieran, la correlación tendría un R2 de 100) pero se asocian con bastante fuerza.

Por eso, si no tengo ningún dato que llevarme a la boca sobre religiosidad de los extranjeros que viven en España, me valgo de éste para imaginarme qué está ocurriendo con ellos en este campo. Es un indicador grueso, pero muchas veces es lo único que hay.

2 Comments:

  • Gracias, interesantísimo como siempre!

    Pienso que la Iglesia tiene que hacer mucho más. La pastoral de los inmigrantes (o migrantes) debe ser mucho más y mucho mejor.

    El Vaticano nos inunda, desde hace bastante tiempo con documentos, llamados, apelando a los cristianos a que vivan lo que JPII llamaba la CULTURA DE LA ACOGIDA.

    En EEUU se hace mucho, se trabaja ya mucho con los inmigrantes. Y es una labor estupenda. Es que, claro, en Europa somos tan cool que no escuchamos al Papa.

    En Alemania, la única institución que se ocupa realmente (pero es muy poco) de los inmigrantes y los ayuda (les paga las hospitalizaciones, por ejm.) es CARITAS que es de la Igle. Cat. alemana.

    Pero no me refiero sólo al trabajo institucional de los santos varones sacerdotes o de unos cuantos laicos comprometidos. Me pregunto cómo es la actitud que tenemos los cristianos ante los inmigrantes? Cómo los tratamos? Les pagamos lo justo por su trabajo?

    By Anonymous Marta Salazar, at 7/04/2005 1:18 p. m.  

  • Marta,

    En España son tres las organizaciones que destacan sobre las muchas que se dedican a inmigrantes -Cáritas, Cruz Roja y CEAR - con varias organizaciones más locales que atienden específicamente a ciertos colectivos (como Almería Acoge y otras que trabajan en zonas de llegadas de pateras). Y entre fondos propios y, sobre todo, fondos públicos que les llegan vía subvenciones y convenios el dinero que se destina a atención social a emigrantes es considerable y creciente.

    Otra cuestión es si dicha atención está o no bien encaminada y ahí la discusión podría ser bizantina ..... entre quienes gritan "ayuda, ayuda, ayuda" y quienes pensamos que lo que debe haber es un mercado con reglas, leyes y normas que incorpore población activa que vía salario o/y negocio propio se incorpore a este país con derechos y obligaciones.

    By Blogger Salvatierra de Barros, at 7/04/2005 4:50 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home