WonkaPistas

17.10.05

Las casadas y sus problemas de función sexual: extrayendo conclusiones apresuradas de una encuesta

Vean cómo exagera la periodista titulando: "A la 'superwoman' no le apetece el sexo" a partir de los resultados de un estudio que tiene como base la National Survey of Sexual Attitudes and Lifestyles británica del año 2000. El estudio acaba de ser publicado en el número de octubre de la revista Sexually transmitted infections (abstract aquí, texto completo gratis aquí).

Y sigue exagerando (o malinterpretando esos resultados) en el texto del reportaje:

Una de cada diez mujeres admite haber perdido el interés por el sexo durante al menos 6 meses el año pasado. Según un estudio británico, las casadas o con pareja presentan mayor tendencia a tener problemas sexuales... ¿A quién le extraña? La autoexigencia a la que se somete hoy el sexo femenino puede noquear al peso más pesado. La superwoman o a tener un sueldo del que por lo general no puede prescindir-, pero no puede permitirse descuidar hijos, casa, pareja, padres... y, ojo, su aspecto físico. ¿Apetito sexual, dice? Con semejante agenda, el sexo la encuentra exhausta y a menudo frente a un hombre con un nivel de testosterona diez veces mayor.

Las dos primeras afirmaciones presentan todo tipo de problemas, pero son la base para un artículo explicando por qué las casadas (y las "emparejadas"), con una agenda tan ocupada y tan consumidora de sus energías, tienen más problemas sexuales. Veamos.

Lo primero es que si bien es cierto que "una de cada diez mujeres admite haber perdido el interés por el sexo durante al menos 6 meses el año pasado" (algo que se dice en otro estudio de los mismos autores), también lo es que los investigadores se preguntan "si una falta de interés en el sexo ... puede ser considerado como una 'disfunción', o incluso un problema, dada su relativamente alta prevalencia".

Lo segundo es que, si bien es cierto que es mayor el porcentaje de casadas o emparejadas que dice haber tenido algún problema de función sexual el último año que el porcentaje equivalente para las solteras, la diferencia es tan pequeña que casi sobra toda explicación adicional. Vean los porcentajes (primero para haber tenido un problema de al menos un mes de duración, segundo para problemas de al menos seis meses de duración).

Solteras: 50,1% --- 12,8%
Cohabitantes: 56,4% --- 16,3%
Casadas: 55,2% --- 16,5%

Como dicen los anglos, not a big deal, una variación del 50,1 al 55,2%, escasamente fuera del margen de error. Sólo tras "ajustar" los riesgos relativos teniendo en cuenta la edad (1), llegan a afirmar los investigadores que, si decimos que el riesgo de referir problemas de función sexual es 1 para las solteras, sería 1,31 para las casadas. Otro "big deal", claro, pues, para calcularlo, no tienen en cuenta otras variables que pueden influir, incluso más que la edad, en estas cuestiones. Por lo pronto, si hay niños pequeños (5 años o menos) en el hogar, lo cual hace pasar la prevalencia de esos problemas del 50,7% (no hay niños) al 60,7% (sí los hay). Sobra decir, aunque no lo dicen los investigadores, que las mujeres casadas y las cohabitantes se encuentran muchísimo más en esta situación que las solteras. Pensemos que una parte de esos niños pueden ser recién nacidos o muy pequeñitos, requiriendo, por tanto, de muchísima atención (usualmente) por parte (sobre todo) de la madre. Como las energías son limitadas, alguno de los fines a los que se aplican pueden resentirse. Tampoco tienen en cuenta si la entrevistada dice tener buena o mala salud, a pesar de que ello haga pasar la prevalencia del 53,6% (buena salud percibida) al 63,8% (mala salud).

Es decir, la diferencia entre solteras y casadas es pequeña. Sólo parece algo mayor con un artilugio estadístico, pero el artilugio deja fuera variables que podrían alterar todavía más, en un sentido u otro, la relación entre status marital y problemas de función sexual. No parece la mejor base para lanzarse a especulaciones, como hace la periodista y, especialmente, como hacen las psicólogas consultadas para elaborar el artículo.

Además, hay que tener en cuenta que es el problema "falta de interés en el sexo" el que hincha las cifras: si lo excluimos, nos quedaríamos, en lugar de con un 53,8% de mujeres refiriendo problemas, tan sólo con un 29,0%. Me gustaría conocer cómo varía este porcentaje por status marital, pero los investigadores no nos lo dicen.

Sobre todo, tercero, porque si bien puede darse (quizá, con todas las cautelas ya vistas) esa pequeña diferencia entre solteras y casadas, esa diferencia simplemente desaparece en el caso de los problemas persistentes (seis meses o más de duración), tal como afirman los investigadores: "Marital status was not however associated with reporting persistent problems for either gender after adjusting for age". Aun no habiendo ajustado, la diferencia, de nuevo, como hemos visto, era mínima y apenas fuera del margen de error.

Por último, en el estudio no sólo no se habla de que esas mujeres casadas (supuestamente) con más problemas sean superwomen, sino que no se contempla ese tipo de explicación para dar sentido a la correlación observada. En realidad, no se propone ninguna explicación para dicha correlación, quizá porque, como reconocen los autores, con una encuesta así apenas pueden hacerse inferencias causales.

Por cierto, ¿qué relevancia pueda tener que el varón tenga, supuestamente, un nivel de testosterona diez veces mayor en todo esto se me escapa? Se supone que somos varones y que tenemos una presencia mucho mayor de la hormona típicamente masculina que las mujeres, ¿entonces?


__________
(1) Lo cual resulta del todo llamativo, pues según el estudio, "There was no clear association for either gender between age and reporting sexual problems lasting at least 1 month in the past year".

4 Comments:

  • ¿Acaso les apetecía más el sexo antes cuando no había lavadoras ni aspiradores, las planchas eran de carbón y no había modo de conseguir unos preservativos en condiciones, por no hablar de otros medios contraceptivos, ni de los problemas morales para utilizarlos?

    Si es que ......

    By Blogger Salvatierra de Barros, at 10/17/2005 7:33 p. m.  

  • La verdad es que siempre me ha llamado la atención porqué los periodistas hacían noticias comentando porcentajes -todas las encuestas que se publican en los periódicos-. Pero veo que cuando no lo hacen, la cosa es peor. En fin, lo que hay que aguantar..... Muy buen post.

    By Blogger Isidoro, at 10/18/2005 11:05 a. m.  

  • Habría que ver qué entienden cada una por "falta de interés en el sexo". Habrá casadas y emparejadas que tengan una vida sexual activa y medianamente satisfactoria pero no le echen mucho interés (puesto que forma parte de su rutina doméstica de los últimos 10, 20, 30 o 40 años), y solteras que no tengan una vida sexual y por eso tengan tanto interés en ello... ¿no?

    By Anonymous Anónimo, at 11/09/2005 11:35 p. m.  

  • Pues sí, anónimo, ése es un problema difícil de soslayar en las encuestas, el de que las preguntas no signifiquen lo mismo para todos los entrevistados, y el que esos significados distintos no se distribuyan aleatoriamente.

    By Blogger Wonka, at 11/10/2005 8:54 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home