WonkaPistas

3.4.06

Matrimonios católicos en España (gráficos curiosos XXIX)

Leyendo una noticia sobre qué tipo de matrimonio prefieren los españoles, he recordado que tenía sin actualizar la serie de matrimonios católicos sobre el total que les presenté hace casi un año, en una anotación con indicadores de religiosidad católica en España. Entonces sólo tenía datos hasta el año 2002, y decía:

el porcentaje de matrimonios católicos sobre el total ... se mueve en una línea suavemente descendente, un tanto divergente de la que mide la proporción de católicos. Hacia el año 2000, parecía estabilizarse en el 75%, pero desde entonces ha caído bruscamente hasta el 71% de 2002.

Hoy, al actualizar los datos (incluidos en el gráfico siguiente; click para ampliar), he comprobado que la caída brusca ha continuado hasta 2004, de manera que en ese año, sólo un 62,6% de los matrimonios celebrados en España lo fueron según el derecho canónico.


Quienes siguen este blog saben que no suelo creer que los cambios sociales se produzcan con tanta brusquedad y que, cuando veo datos así, tiendo a pensar que hay un nuevo factor que está interviniendo, más allá de la erosión paulatina de la religiosidad católica en España. Dénse cuenta de que el cambio es bastante brusco: desde el 2000 al 2004 el porcentaje se reduce en 13 puntos, un poco menos que lo que cayó en los ocho años que van dese 1976 a 1984 (y se partía de un techo más alto).

He pensado que esa caída podía ocultar la creciente presencia de divorciados entre los nuevos cónyuges. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de esos divorciados habrán estado casados antes por la Iglesia, no podrán volver a cumplir el sacramento del matrimonio y, si se casan, casi todos esos divorciados lo harán por lo civil. Quizá haya algo de eso, pero no creo que pueda explicar una caída tan brusca.

Porcentaje de matrimonios celebrados en España en los que algún cónyuge era divorciado (1996-2004)

Total Uno o dos cónyuges extranjeros Ambos españoles

Esposo divorciado (en %) Esposa divorciada (en %) Esposo divorciado (en %) Esposa divorciada (en %) Esposo divorciado (en %) Esposa divorciada (en %)
1996 5,6 4,5 12,5 11,9 5,2 4,1
1997 5,7 4,7 14,4 12,9 5,3 4,3
1998 5,7 4,8 15,0 12,3 5,3 4,4
1999 5,7 4,8 15,2 13,2 5,2 4,4
2000 5,7 4,9 15,4 13,5 5,2 4,4
2001 6,2 5,3 15,1 13,0 5,6 4,7
2002 6,6 5,7 14,5 12,7 5,8 5,1
2003 7,1 6,2 14,8 13,2 6,1 5,2
2004 8,0 7,2 16,0 14,7 6,7 6,0
Fuente: elaboración propia con datos de Movimiento Natural de la Población del INE.


Como se ve, sí que aumenta entre el porcentaje de esposos que previamente estaban divorciados: del 5,6 al 5,7% entre 1996 y 2000, y, más rápidamente, hasta el 8,0% en 2004, pero la "ganancia" en puntos porcentuales está lejos de los 13 que pierden los matrimonios católicos (suponiendo que los divorciados no se casasen con divorciadas, la suma de ambos pasaría del 10,6% en 2000 al 15,2% en 2004).

También podríamos tener en cuenta el factor "inmigración": en un creciente número de los matrimonios que se celebran en España, participa al menos un cónyuge extranjero. Mi hipótesis, que ya he comentado alguna vez, es que la religiosidad de los inmigrantes en España es inferior (medida con indicadores como el que comentamos) a la de los locales. Lo que está claro es que en los matrimonios en los que participa algún extranjero, la proporción de anteriores divorciados duplica con creces esa proporción si ambos cónyuges son españoles. De igual manera, yo tendería a pensar que la proporción de matrimonios civiles entre los extranjeros (o entre españoles y extranjeros) es superior a la estrictamente española.

Como no contamos con datos por nacionalidad y estado civil previo de los contrayentes, nos tendremos que conformar con una impresión visual, la que proporciona el gráfico siguiente.



Como se ve, la evolución del porcentaje de matrimonios civiles y la del porcentaje con algún cónyuge extranjero es bastante paralela (2). Obviamente, todo el incremento de la proporción de matrimonios civiles no puede corresponder a matrimonios extranjeros, pero da la impresión de que una buena parte sí.

De manera que, si yo tuviera que arriesgar una hipótesis diría: una caída del porcentaje de matrimonios católicos en porcentaje del total que se separa tanto de la línea de caida anterior se debe, en parte, a un aumento del número de divorciados que se casan y, en mayor medida (aunque no explique el resto de la variación), al aumento del número de extranjeros que se casan en España (en el supuesto de que la tasa de matrimonios católicos entre ellos es bastante inferior a la de los españoles).



____________
(2) El coeficiente R2 entre ambas series es muy alto, de 0,99. Obviamente, podría tratarse de una relación espuria, debida a la autocorrelación en las series, pero el estadístico Durbin-Watson es también bastante alto (2,53), lo que sugiere que no existe esa autocorrelación.

2 Comments:

  • La gran baza de la iglesia esos servicios que ofrece, en lso que no tiene competencia o, teniendola, su oferta es más atractiva: Bodas, comuniones y bautizos. ¿Cuantos catolicos limitan su trato con su iglesia a estos eventos? Con las restricciones que ponen están perdiendo un gran segmento del mercado y sobre todo le están dando aire a las otras alternativas. Según la gente se va acostumbrando a asistir a bodas en juzgados y ayuntamientos puede que empiecen a verlo como una alternativa, cosa que ahora la mayoría ni se plantea.

    By Blogger juyma, at 4/04/2006 10:31 a. m.  

  • No te pierdas el artículo del The Economist de esta semana sobre matrimonios, tienen su miga los datos ingleses.

    By Blogger Salvatierra de Barros, at 4/04/2006 9:42 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home