WonkaPistas

18.12.05

Lo que uno ha tenido que aguantar en sus estudios

Buscando un libro en mi biblioteca, me he topado con el que es uno de los peores libros que he leído en mi vida: Crisis del franquismo y crisis del imperialismo. Aproximaciones a la coyuntura política española, de José Acosta Sánchez. Lo tuve que leer obligadamente, si no recuerdo mal, en la asignatura de "Introducción a la economía" (creánme, en Ciencias Políticas estudiábamos unas cosas muy raras allá por 1982). Todo el libro es una aplicación sencillota de los esquemas más rancios del marxismo más simplón de un (supongo) comunista de pro. Uno, que por entonces cometía el error de votar socialdemócrata, a pesar de eso, tiene el libro lleno de interrogaciones y admiraciones de incredulidad y asombro; en mi inocencia, todavía me asombraba de cosas como ésta, la conclusión, plenamente clarividente (escrita, parece, en 1976):
He ahí la razón final de nuestra tesis; según la cual, la implantación de la democracia pasa en España por la liquidación del poder de la burguesía monopolista y de la imperialista, pero no existen condiciones objetivas que nos conduzcan por esa vía a la democracia burguesa, sino a un umbral revolucionario, que podrá --ésa es la otra gran cuestión-- ser o no franqueado por las fuerzas populares progresistas. Esto último dependerá de la madurez política e ideológica de las mismas y de la correlación de fuerzas a nivel ibérico, europeo y mundial.

Lo del "nivel ibérico" es de una ingenuidad que casi enternece. Todo el libro está escrito en estos términos. Menos mal que también me tocó leer en esa asignatura la Introducción a la Economía de Fuentes Quintana y otros (creo). No era la mejor vacuna contra el simplón marxismo rampante, pero menos daba una piedra. Lo más delicioso de ese marxismo de tres al cuarto era tener que leer el librito de Marta Harnecker, Los conceptos elementales del materialismo histórico, un catecismo del marxismo como Dios manda (la Ser dixit).

Lo peor de la Historia es que el pasado no acaba de pasar. El otro día dio Marta Harnecker, que ya peinará canas, dio una conferencia en la Complutense sobre el socialismo en Venezuela, presentada, claro, por Carlos Berzosa, rector de dicha universidad y miembro del tribunal que condenó hace un par de meses al gobierno español, entre otros, como culpable de la deuda externa del Tercer Mundo (en un juicio en el que los mismos eran acusación, tribunal y jurado, y no había defensa, claro) (gracias a Josu por la pista). No sé qué me sentó peor, la sensación de dejà vu o el reconocimiento de que hay algunos errores que no dejamos atrás, sino que repetimos y repetimos y repetimos. Asimismo, preparando esta anotación, he encontrado también una deliciosa mención del libro de José Acosta Sánchez, que yo creía relegado a los anaqueles más polvorientos. Vean el nivel de un crítico de libros en elmundo.es, seguramente condiscípulo (o coetáneo) mío, en un texto de hace un año:

Y como dice José Acosta en su libro 'Crisis del franquismo y crisis del imperialismo': "El franquismo no es una dictadura que finaliza con el dictador, sino una estructura de poder específica que integra a la nueva monarquía".

Fueron años muy sombríos. Y encima, por votar socialdrmócrata, algunos de mis compañeros, casi todos ellos de extrema izquierda (LCR, MC y así) me llamaban fascista, medio en broma, medio en serio. Lo que hubo que aguantar.

9 Comments:

  • Lo mismito, lo mismito que en la universidad actual, por desgracia.

    By Blogger fer, at 12/18/2005 8:39 p. m.  

  • Goglea el nombre de ese autor de tus amores y confirma si confluyen en él los datos que yo he encontrado -Catedrático de Derecho Político de la Universidad de Córdoba y miembro electo del Parlamento de Cataluña en 1980 por el Partido Socialista Andaluz-Partido Andaluz (no sé qué habrá sido de su devenir político en los últimos 25 años) .....

    By Blogger Salvatierra de Barros, at 12/19/2005 7:59 p. m.  

  • Yo estudié políticas en la Complutense en los 90 y, aunque había algunos marxistas-populistas al uso, lo que más abundaba entre los profesores eran inquisidores conversos (liberales ex-leninistas) y neo-socialdemócratas. Es decir, ex-marxistas que, para vérselas con el mundo, tenían primero que hacer cuentas con las ruedas de molino marxistas con las que habían comulgado 15 años antes. Era un poco coñazo aguantar sus problemas edípicos con el marxismo y, sobre todo, ver que eran incapaces de ecuchar argumentos y rebatirlos por sí mismos, sin reducirlos a las cuatro nociones con las que se habían movido por el mundillo izquierdista de su juventud. Y Marta Harnecker hizo sin duda mucho daño: como con ella habían comulagado, a ella identificaban Marx a quien no habían tenido tiempo de leer (la militancia era lo primero, y lo importante era tener cosas altisonantes que decir en las asambleas, no poner a prueba la capacidad explicativa de los conceptos, diseñar investigaciones, refutar teorías y esas cosas en las que se basa la ciencia). No sé si para lso estudiantes fue peor la borrachera de marxismo o la resaca traumática que tuvimos que aguantar después.

    By Blogger deletereo, at 12/20/2005 11:21 a. m.  

  • ¡Qué tiempos! justo hace unos días me preguntaba yo sobre los profesores marxistas que había tenido en la carrera (Geografía e Historia por la Autónoma de Madrid) y si seguirían por la misma vía.

    Por lo que comenta Fer, parece que la Universidad sigue igual.

    En mi caso, para compensar, también tuve profesores del OPUS, lo cual le daba mucha gracia al tema cuando coincidían temas en dos asignaturas diferentes (había que tener mucho cuidado con no cagarla en el examen y atribuirle a cada uno lo que le correspondía).

    Eso sí, en ambos grupos, a pesar del peso de la ideología y sus efectos perniciosos sobre la manera de contar ciertas cosas, había buenos investigadores e historiadores y también buenos profesores.

    By Blogger Fabián, at 12/20/2005 2:01 p. m.  

  • Wonka!!!!
    Me has pisado la primicia informativa del tribunal inquisitorial con la entusiasta participación del rector de la complu y la ínclita directora de la BN, entre otros.
    A la Harnecker esta no tenía el gusto de conocerla, y parece que no me he perdido nada, ¿no?
    Qué peazo de intelligentsia la que tenemos en este país.

    By Blogger Josu, at 12/20/2005 10:31 p. m.  

  • te puse un enlace... a este artículo...

    !Feliz Navidad!

    By Anonymous Marta Salazar, at 12/23/2005 12:16 p. m.  

  • Gracias, Marta. Feliz Navidad a ti también.

    By Blogger Wonka, at 12/23/2005 12:21 p. m.  

  • Wonka, dices que "fueron años muy sombríos". Puff, pues menos mal que luego te has ido haciendo liberal (supongo que a base de experiencia) porque con esos libros y con esos compañeros podías ser ahora mismo uno más de esos sociólogos progres que le echan la culpa al capital de absolutamente todo.
    Casi perdemos a un buen sociólogo liberal... Que el patio no está como para perder a liberales!!

    Saludos y que pases unas Navidades muy felices!!

    By Blogger Poldec, at 12/24/2005 5:22 a. m.  

  • Poldec. Quizá me he pasado al decir que fueron años muy sombríos. Lo dejaré en sombríos, pues también tenía profesores bastante aprovechables, de izquierdas y de derechas, claro. Por otra parte, cómo acaba saliendo uno es resultado de múltiples influencias, empezando por la genética, de modo que lo que te pase en la facultad es sólo una de ellas, quizá bastante pequeña. Feliz Navidad para ti también.

    By Blogger Wonka, at 12/24/2005 9:24 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home