WonkaPistas

6.4.07

La guerra entre el estado y la familia

The war between the state and the family (pdf) es el título del último librito de Patricia Morgan, que gentilmente nos regala el Institute of Economic Affairs. Hasta ahora sólo he podido hojearlo, pero promete mucho, sobre todo, porque, aunque presenta un argumento bastante provocador, Morgan suele utilizar buena evidencia empírica para sustentarlo. Mis primeras ideas sobre lo distintas que son las parejas de hecho de los matrimonios las obtuve de otro libro suyo, que me aprovechó mucho, Marriage-lite: the rise of cohabitation and its consequences (pdf).

En The war between the state and the family defiende que las políticas públicas no son inocuas en cuanto a la evolución de las formas familiares. Dichas políticas pueden reflejar la evolución social, pero también pueden conducirla por unos u otros derroteros. Ella argumenta que en países como el Reino Unido, dichas políticas públicas han penalizado a la familia nuclear "tradicional" (una pareja casada con hijos), por lo cual han tendido a abundar cada vez más otros "arreglos familiares", como los hogares monoparentales o las parejas de hecho, con consecuencias sociales no precisamente positivas. En el executive summary del libro (pdf) se afirma con toda claridad:

The current welfare system tends to underwrite lone parenthood by paying for the upkeep of the children while the parent does not work or by taking over the care of the children while the parent works – or by a combination of both. Lone-parent families depend upon benefits and tax credits for an average of 66 per cent of their income.

The willingness of the state to take on the responsibilities of paying for the upbringing of children where parents choose not to take on those responsibilities themselves is at least partly responsible for undermining self-supporting family structures. Both the Conservative and Labour parties have been responsible for these trends in family policy.

It is clear from the domestic and international evidence that the tax and benefits systems have helped to determine family behaviour – the tax and benefits systems do not simply respond benignly to changes in social trends. Individuals within families are rational agents and have responded predictably to the tax and benefits systems in the UK, which are particularly hostile to families by international standards.

En fin, que ya tengo lectura para los próximos días, y mis alumnos, espero, nuevas ideas y evidencias con las que contar y sobre las que reflexionar.

Por cierto, el penúltimo libro de Patricia Morgan, también sobre estos temas, se titula Family policies, family changes. Sweden, Italy and Britain compared. No está disponible gratuitamente, pero 5 libras tampoco es dinero, y por una más se llevan también el Marriage-lite, por si no quieren leerlo en el ordenador o imprimirlo en casa :-)

Etiquetas: , , , ,

6 Comments:

  • No sólo tus alumnos, Wonka. Me pongo a imprimir ahora mismo. Saludos!

    By Anonymous Luis I. Gómez, at 4/06/2007 10:43 a. m.  

  • Hola Wonka

    Siendo como ha sido la familia "nuclear" (padre, madre e hijos) una "rareza" en el historia -más bien el patrón común es la familia extensa- y en el amplio registro etnográfico -si no una rareza, un modelo más- ¿existen evidencias empíricas de que la familia nuclear es claramente mejor que las otras? Sinceramente, espero que así sea... la pregunta no va con segundas.

    Un saludo

    By Anonymous andrés h., at 4/06/2007 7:35 p. m.  

  • Desde luego que la "familia nuclear" es una rareza, pero en los tiempos actuales "funciona" mejor (en términos de estabilidad, ingresos, rendimiento escolar de los hijos, niveles de violencia doméstica, y otros indicadores) que otros arreglos, aunque hay estudios para todos los gustos. Desde luego, es lógico que "funcione" mejor que las familias monoparentales: con dos padres se acumulan más recursos y se puede cuidar mejor a la progenie; además contamos con dos role models (padre/madre) que parecen ser necesarios psicológicamente. Claro que Judith Rich Harris argumenta con bastante fundamento que tampoco es estrictamente necesario que esté el padre, pues puede bastar con que el niño se crie en un medio social en el que sí abunden las familias con dos padres.

    La comparación entre familias basadas en el matrimonio y familias basadas en la unión de hecho es menos fácil, aunque los datos de Marriage-lite son bastante potentes, sobre todo en lo que toca a los distintos niveles de violencia doméstica. De todos modos, siempre queda la duda de si lo que importa es la institución (matrimonio / unión de hecho) o el tipo de personas que elige un camino u otro.

    Yo todavía no lo tengo del todo claro, aunque en este tema tiendo a ser conservador: en general, prefiero un matrimonio actualizado (sobre todo en lo tocante a los derechos de la mujer) pero manteniendo obligaciones mutuas muy claras que una unión de hecho en la que esas obligaciones están más desdibujadas, o, desde luego, una familia monoparental. Claro que siempre que digo esto me acuerdo de algunos amigos míos que viven en parejas de hecho indistinguibles de un matrimonio...

    By Blogger Wonka, at 4/06/2007 8:02 p. m.  

  • Ya había visto como consigna la aversión hacia la familia nuclear en ciertos ambitos: "la familia nuclear es tóxica".
    el experimiento social que busca descomponer la familia nuclear es bastante notorio y conocido. No tan evidente (por desinformacion principalmente) es la problematica de las familias monoparentales cuyo modelo esta en promoción (prácticamente) apoyado por enfoques que satanizan la figura paterna o insisten en los conflictos de genero.

    By Blogger Guille, da maus, at 4/07/2007 5:05 p. m.  

  • No le deis tantas vueltas. Lo importante es que haya amor. Y que sean cuantos sean los que formen la familia, estén comprometidos con la misma. Vale más una familia monoparental donde el progenitor está entregado a la progenie que una familia de primos, abuelos y sobrinos donde cada uno va a su bola.

    ¿Mejor dos comprometidos que uno comprometido? Pues posiblemente, pero es más difícil encontrar una pareja con criterios educativos sólidos y correctos y que se ponga de acuerdo, que una persona sola con esos mismos criterios. Si se encuentra, bien. Pero si no, qué se le va a hacer.

    Y lo de los roles "padre" y "madre" es como lo de "poli bueno" y "poli malo". Para educar al hijo es mejor que no haya contraste de roles entre los padres, que la educación de ambos sea similar y coherente. Si no el niño se vuelve loco, como el sospechoso de un delito sometido a interrogatorio. Y da igual que los padres sean dos hombres, dos mujeres o dos amebas.

    Es posible que en la crítica al rol paterno tradicional haya quien confunda el rol con el actor; que comportamientos masculinos tradicionales, como el autoritarismo, sean erróneos, no quiere decir que el hombre sea dañino para la pareja. Lo que tienen que hacer los hombres es ser más "femeninos". Y las mujeres también, porque ahora lo que están haciendo es asumir roles masculinos. Vamos de mal en peor.

    Lo que dice Patricia Morgan sobre que las políticas públicas modifican los comportamientos privados, a fuerza de ser obvio resulta sorprendente por lo poco consciente que es la gente de eso.

    El problema de fondo es que las relaciones de pareja o filiales se miden principalmente en términos monetarios. Cuánto cuesta tener un hijo, cuánto da el Estado para tenerlo... Casi nadie se pregunta si está preparado mental y emocionalmente para tener un hijo, sólo si tiene dinero para criarlo. Y el Estado no se preocupa de concienciar a la gente en ese sentido, sólo de venderles la moto de que les va a dar noséqué subvención.

    A.B.

    By Anonymous Anónimo, at 4/09/2007 4:44 p. m.  

  • De momento, por el extracto que reproduces, considero a esta persona un puntito reaccionaria. Parece insinuar que el culpable de la degeneración moral de la sociedad es el intervencionismo estatal: eso, eso, dejemos a las madres negras solteras abandonadas a su suerte y condenemos a sus hijos a la marginación del subproletariado. Que si valen, ya saldrán adelante. No me gusta ese individualismo infantiloide que es tan querido a los anglosajones.

    No me ha gustado que se declare como dogma de fe que el individuo es un agente racional porque no es verdad aunque pueda ser una hipótesis que ayude en ocasiones.

    En suma, Wonka, no me parece tan estimulante como te lo parece a ti. Y ni una tabla que llevarnos a la boca...

    By Anonymous Anónimo, at 4/10/2007 12:32 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home