WonkaPistas

30.9.07

Otra vez con la pirámide de los alimentos invertida por culpa de la publicidad

La revista Consumer acaba de publicar un estudio de la publicidad de alimentos en televisión, en los horarios que supuestamente más la ven los niños. Como la OCU hace más de dos años, llegan a la misma conclusión, entre otras: los alimentos más publicitados se corresponden, justamente, con la pirámide de alimentos recomendados por médicos y nutricionistas, sólo que al revés. Malo, malo, malo. Así no es de extrañar que nuestros hijos estén tan gordos...

El caso es que tienen razón, en lo de la pirámide de los alimentos invertida. Otra cosa es que sea la publicidad de bollos, chocolates y caramelos la culpable de la obesidad de los niños. Pero es que es muy improbable que los anuncios en televisión reflejen la dieta ideal pensada por los sabios del lugar. Como no es cuestión de inventar cada vez palabras nuevas para argumentos viejos, les copio aquí lo que dije al respecto en los inicios de este blog:

2. "La mayoría de productos que proponen la publicidad emitida durante al programación infantil son ricos en grasa, azúcar o sal. La publicidad queda copada por el "grupo de los 5": dulces, fast food, cereales azucarados, aperitivos salados y refrescos. Esta propuesta alimentaria es claramente contraria a las necesidades nutricionales de nuestros menores. ... La OCU denuncia la inversión de la pirámide nutricional que propone la publicidad".

Esto puede ser cierto, pero, primero, las empresas son libres de anunciar lo que quieran. Nadie obliga a nadie a ver sus anuncios y, aun viéndolos, esos anuncios no nos convierten en autómatas carentes de voluntad. Tampoco a los niños, por supuesto, frente a cuyos posibles automatismos siempre ha de estar, antes que nada, el sentido común de los adultos a su cargo, esto es, sus padres. Éstos son los que les compran sus alimentos y los que limitan (o no) las compras que pueden hacer los niños por su cuenta.

Segundo, ¿acaso cabe imaginar que la publicidad alimentaria en televisión refleje, no ya la supuestamente ideal dieta que promueven, con sus modas correspondientes, el establishment médico y político, sino la dieta habitual de los que ven televisión? En ningún caso. En muchos productos alimentarios, la competencia entre los productores no implica diferenciar sus marcas por televisión u otros medios, sino (en la medida que operen los mercados; un supuesto que no siempre se cumple) ofrecer buenos productos a los distribuidores mayoristas correspondientes, éstos a los minoristas (supermercados, hipermercados...), quienes habrán de satisfacer a los consumidores finales para que no huyan a la competencia. Por eso, son los hiper y los super los que hacen la publicidad (que no suele ser televisiva), diferenciando su oferta de la de otros hiper o super.

No cabe pensar que sea frecuente o siquiera exista la publicidad de marcas de fruta, de verdura, de carne, de pescado, y de productos similares. Luego lo normal es que la "pirámide nutricional" esté invertida.

No digo que no pueda haber publicidad de frutas y verdudas, pero me parece muy improbable. De haberla, además, lo lógico es que la hubiera en horario adulto, tipo publicidad de "denominaciones de origen", de "asociaciones de productores", de una región o comarca, etc., muchas de ellas con una participación de la administración pública notable.

En realidad, me temo, a los que promueven este tipo de estudios no les interesa saber por qué la publicidad de alimentos sigue estas pautas, que, quizá, no puedan ser muy distintas, por lo antes dicho. Más bien, sólo les interesa denunciar lo perniciosos que son los anuncios para la salud de nuestros hijos en aras de regularlos más estrictamente o, directamente, prohibirlos.

Por cierto, que yo sepa, la revista Consumer es del grupo Eroski, el cual no creo que haya dejado de vender Cola Cao, Bollycao, caramelos Haribo, Nesquik, paté de cerdo La Piara, galletas Tosta Rica, Natillas Danet, Salsa Fina Ligeresa y los demás productos de los anuncios más repetidos, así como el resto de alimentos engordantes y escasamente nutritivos. En aras de la "salud pública" (el término preferido de quienes velan como padres por nuestro bienestar), podrían predicar con el ejemplo, ¿no? Siendo un poco malvado, les diré que el supermercado online de Eroski, precisamente, tiene ahora mismo en oferta los peligrosísimos Bollycaos, las dudosas natillas Danet y la calórica Salsa Fina Ligeresa. Padres malvados del mundo, daos prisa, que la oferta acabará pronto ;-)

Etiquetas: , , , , , ,

3 Comments:

  • Excelente, como siempre. Pero esta vez te has atrevido (más) a analizar lo que hay y lo que debe haber como base de una estadística.

    Me parece que hace falta otra entrada sobre el tráfico y la accidentabilidad ahora que ha acabado el verano. Quiero saber los números que apuntan mejor al riesgo de conducir; los valores absolutos con los que nos bombardean no significan mucho. Te cuento algo.

    En la ruta que hago para ir a casa de mis padres, en otra ciudad, me encuentro este verano con esos siniestros carteles que te ¿reprochan? que haya tantos muertos y heridos en tal periodo (¡cómo si me tuvieran que decir nada para ir atento, bien bebidido de café y desconfiado de todos los coches!). Luego, me encuentro con que, de hecho, esa ruta es cada vez más segura para mi porque en ella van añadiendo tramos de autovía. La cantidad creciente de muertos, a mi, no me dice absolutamente nada (aparte de lo estúpido y siniestro de la mentalidad del burócrata) frente al hecho de que mi ruta ha mejorado.

    En fin, sería interesante una estadística que diera la verdera accidentabilidad (por ejemplo, muertos por cada 10.000 km-automóvil o equivalente), tal vez desglosada por tipo de ruta y/o tipo de desplazamiento (autovía/carretera nacional; recorrido corto/recorrido largo). He buscado datos de base en las páginas de la DGT y son difíciles de manejar para mi. Además, no encuentro los de este verano, son los de años anteriores.

    Dicho sea de paso. Me ha resultado imposible explicar a ciertas personas el hecho de que puede haber cada vez más muertos y ser, en cambio, las carreteras más seguras (como creo que ocurre). Es muy difícil de "saltar" sobre la idea de que "un muerto es mal asunto en sí mismo". No es que no lo sea, es que no es el asunto a la hora de calcular riesgos, evidentemente.

    By Anonymous Anónimo, at 9/30/2007 12:26 p. m.  

  • ¿Y no será que los alimentos "basura", al ser más elaborados tienen un mayor valor añadido que les permite diferenciarse en marcas y costear la publicidad?
    vidrierairrespetuosa.blgospot.com

    By Blogger Zuppi, at 9/30/2007 10:53 p. m.  

  • Hombre, Anónimo, la estadística que se da depende de lo que se quiera transmitir. Si tu objetivo es demostrarle a la gente que las carreteras son mejores, pregunta en Fomento, que seguro que están encantadas de dar las estadísticas que demuestren lo estupendos que son. En cambio la DGT no está para ponerse medallas sino para concienciar a la gente.

    El argumento de Wonka sobre los alimentos es muy interesante, no había pensado sobre ello. Pero yo creo que es un círculo vicioso; como es más fácil atraer a los niños con productos hipercalóricos, son esas empresas las que se gastan más dinero en publicidad. Seguro que las de verduras lo habrán intentado pero han visto que no les compensa, que les sale más a cuenta convencer a los supermercados o a los padres.

    En cuanto a si Eroski es inconsecuente o no, ya sé que Wonka lo dice medio en broma, pero creo que la comparación está fuera de lugar, salvo que precisamente esos alimentos estén colocados en las baldas a la altura de los ojos de los niños...

    A.B.

    By Anonymous Anónimo, at 10/02/2007 11:26 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home